poesía

La calavera

Foto de Samantha Jade Royds

Foto de Samantha Jade Royds

La calavera

La calavera en mi brazo
tatuada
llora pétalos de jara
y ramos de nomeolvides
afloran en su quijada.

No llores, llorona.

Peina sus crenchas huidas
bajo su manto de santa
Santa llorona
con la que cada novio
una vez en la vida
a su novia engaña.

No llores llorona
con tu boca cosida
bajo tu manta blanca.
No mojes tus pestañas
con mi difícil dicha.

La calavera está vestida
con un misterioso halo,
y cuatro pétalos caídos
de su lagrimal regado
por mis seres queridos.

No llores, llorona,
que el corazón que te viste de santa
insalvable
y eterno rumbo
es el mío.

8 de julio de 2013

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.