Música

La ruta del mono

monkeyweek
Concierto inaugural Monkeyweek. Alonso por Javier Rosa

Una crónica del pasado Monkeyweek 2023

Este 2023 el Monkey cumplía quince años. Lejos quedan los inicios en El Puerto de Santa María pero desde que llegó a Sevilla en 2016 se ha consolidado como una de las citas indispensables del año. Dirigido por los hermanos César y Jesús Guisado, Miguel Astorga y el incombustible Tali Carreto (La Mota/Freek magazine), el Monkey Week es hoy día un encuentro multidisciplinar alrededor de la música que ofrece durante varios días conferencias y charlas, encuentros, conciertos y showcases en varios escenarios de la ciudad.

Esta edición ha sido la más concurrida hasta la fecha, con más de trescientos músicos participantes entre los que hemos podido descubrir nuevos artistas y muchos proyectos, llegando a poder asimilarlos y revivirlos mientras caminábamos como acto de resistencia entre escenario y escenario, disfrutando de los encantos de Sevilla y la cerveza granaína.

Jueves. Inauguró los tres días de conciertos en la gran carpa montada para la ocasión el genio de Alonso presentando con su banda su esperado elepé en solitario ¿Qué es querer? Un trabajo producido por Adanosky, tiene letras muy cuidadas y musicalmente homenajea a los compositores de los 70. Canciones terapeúticas.

El plato fuerte del día fueron Los Planetas, que llegaron en un formato atípico, con un mago al piano, David Montañés -el John Cale andaluz- pincelando armonías en las atmósferas creadas por la guitarra de Florent, el bajo de Alonso acompañando y Jota ensimismado, con los cascos puestos y cantando con los ojos cerrados muchas de las grandes canciones que atesora la mítica banda granaína, desde la shura Los poetas a David y Claudia, Segundo Premio, Islamabad, Línea 1, Santos que yo te pinte, Si estaba loco por tí, Alegrías de Graná… Un concierto delicatessen.

monkeyweek alonso montañés za! los planetas florent

Cerró la jornada en la carpa circense Za! agitando al personal con el directo de Trasmegacoble (2023). La puesta en escena del grupo catalán resultó vibrante con una propuesta que transita entre la tradición mediterránea, los ritmos africanos, la distorsión punk y un cuarteto de vientos de cobla.

De ahí a disfrutar de la más que recomendable electrocumbia psicodélica del sorprendente dúo Cosmic Wacho formado por el malagueño Alejandro Domínguez y el argentino Franco Felici y de Los 300, la rama afrobeat de Eskorzo.

En el paseo de regreso se veía a lo lejos el puente más icónico de Sevilla y de charleta con nuevos amigos, intercambiando opiniones y escuchando acerca de cómo los Latin Grammy habían desplazado toda la actividad cultural de la ciudad surgió el tema del impresionante último anuncio publicitario de la Junta de Andalucía, que habían puesto en alguna de las pantallas del festival, donde Peter Dinklage -Tyrion Lannister en Game of Thrones– provoca al espectador con referencias al Poema del cante jondo a través de planos cinematográficos casi oníricos, muy elaborados en una gran producción de mutinacional enfocada al público anglosajón, buscando sorprenderlo con nuevas técnicas de marketing, con el Andalusian crush.

Recordé entonces aquella leyenda urbana que contaba como uno de los flamencos más grandes que ha dado esta tierra, Manuel Molina, vestido impecable con su traje de franela, paseaba conduciendo despacito su descapotable por Triana, con un mono sentado de copiloto con el mismo traje de franela a medida, el cinturón puesto y liándole cigarritos. Hubiera estado bien haber presenciado en ese momento la escena.

Durante los tres días del festival se sucedieron varias charlas y conferencias (Monkey DICE Pro) enfocadas a los más de mil profesionales acreditados; desde cuestiones técnicas, fiscales a temas relacionados con la inteligencia artifical y los derechos de autor.

En cada edición la oferta formativa es más amplia. Entre los Speed meetings internacionales que ofrecieron ACE y Andalucía Trade o las buenas prácticas en sostenibilidad en los festivales, que podrían plantearse, tal vez, comenzar por no admitir patrocinios de alguna de las empresas más contaminantes de este país, destacamos la sesión musical comentada que ofreció Fernando Vacas en el mítico e icónico bar Garlochi, donde años antes Uma Thurman fue coronada como Virgen Dolorosa -o doliente, vete tú a saber- y la conferencia que ofreció Dani Llamas, también en inglés, from Classics to Contemporary para mostrar algunas de las claves evolutivas de la música andaluza contemporánea.

El jerezano publicó recientemente uno de los mejores discos del año, Sangre (2023), probablemente el mejor de los que conforman su última etapa tras A fuego (2020) y La verdad (2022), esa en la que regresa a sus raíces y hace volar en nuevas canciones la sabiduría antigua de la cultura popular andaluza con todo lo aprendido por el camino.

Fernando Vacas acaba de producir con El Negri el mejor trabajo de Estrella Morente desde Autorretrato (2012). Si Enrique tenía las llaves del Flamenco, Estrella tiene el mapa. Acompaña por el maestro Riqueni, aprovecharon una visita a la cárcel para homenajear a las raíces ancestrales del flamenco en Estrella & Rafael (OCO, 2023), especialmente al poso que dejaron al cante de La Niña de los Peines y la guitarra de Niño Ricardo.


En la noche del viernes pudimos disfrutar de los enérgicos bolazos de Camellos, con versión de la Fábrica de baile de Joe Crepúsculo y de Lorenzo Soria con Sebastián Orellana, que contaron para una noche mágica con tres voces de lujo; Pilar G. Angulo de All la glory para Tus ojitos moros, Miguelito DMBK para Dos cruces y María José Luna -la nueva incorporación de Califato3x4- con La zarzamora, Un ramito de violetas y Todo tiene su fin, de los pioneros Módulos.

Pasada la media noche pude ver el principio de la actuación del trío mostoleño VVV Trippin’you y su neobakalao punk y de ahí, rumbo a la fiesta de Casa Maracas al otro lado del río.

En la sala La2 tras una sesión de Las Dianas, Cristalino -que pronto lo veremos interpretando a Florent en Segundo premio, de Isaki Lacuesta- presentó su EP homónimo producido por Jaime Beltrán. Cuatro canciones que son una delicia –Me vale y Lo que importa abren, esperemos, un prolífico camino de estos dos viejos amigos. Se sumó al directo de Cristalino Edu Requejo, el Brujo del ritmo, y tras un par de colaboraciones entre ambos; Mala vuelta y La venda, de preciosa manufactura, comenzó su ceremonia sónica tras abrir La Puerta dorada.

Durante las sesiones de la fiesta Migueline pinchó En otro lugar, el nuevo tema de Unidad y Armonía, Florent un par de su primer disco como solista y Jaime Beltrán sus nuevos lúmenes. Cerró la noche la queer sex party de GarcíaPicasso.

De retirada volvió a salir el tema del anuncio, campaña cara pero por fín una Andalucía sin playas ni toros. Alguna se sorprendió con la banda sonora. La mayoría de la gente, creativos de Ogilvy incluidos, reconocen la Marcha de la Eternidad por el Crîtto de lâ nabahâ de Califato3x4. En el spot se escucha la versión original de Sergio Larrinaga, sin mezcla. Originalmente los creativos de la agencia catalana querían el Crîtto de lâ nabajâ pero el grupo les propuso utilizar la versión interpretada por la Banda de Cornetas y Tambores de Ntra. Sra. del Rosario de Cadiz. El karma en el Califato.

El sábado Dani Llamas ejerció de padrino en una Batalla de bandas que sirvió como nueva ocasión para juntar a varios músicos que tocaron los días anteriores. Era un buen momento para ver a los que por una cosa u otra te perdiste. A la tarde me encantó Nueve desconocidos, el proyecto de Ares Negrete, y la estimulante propuesta de Gitano de Palo, que oscila entre la rumba, el sonido Cañorroto y la electrónica. El gallego es un payo con muy buen gusto para la mezcla.

El estreno de Ángeles, Víctor, Gloria y Javier fue lo más llamativo de la jornada. Una interpretación sorprendente de los Poemas del cante jondo de Lorca gracias a la mezca de cuatro músicos especializados en estilos muy diferentes; el cante flamenco de Ángeles Toledano, la percusión jazzística de Gloria Maurel, el ambient pop de Víctor Cabezuelo y la electrónica de Javier Martín. Merece mucho la pena.

Me quedé sin ver a Angustias, La Jvnta, Ghouljaboy y Sherry fino. Es imposible estar en todos lados. El domingo me hablaron muy bien de ellos aunque nada nuevo bajo el sol, ahí hay mucho futuro y se sabe.

Ciertamente cansado, cerramos la jornada del sábado con el dúo andaluz Adiós Amores y su primer elepé El camino (2023) y el bolazo de Crudo Pimento con la colaboración sorpresa de Kiko Veneno, que subió a cantar un aguilando murciano: «Y anoche yo tuve un sueño y grité al despertarme, ya está aquí el Crudo pimento que vienen a liberarme«.

Y liberados, celebramos una nueva edición del Mokeyweek fantástica. ¡¡¡Larga vida al mono!!!

Tono Cano
Últimas entradas de Tono Cano (ver todo)
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.