Letras flamencas

Paco de Lucía y el silencio

Paco de Lucía y el silencio. Foto de Antonio Montuno
Paco de Lucía. Foto de Antonio Montuno

Paco de Lucía y el silencio

Muere Paco de Lucía y el mundo del flamenco, el de la guitarra, el de la música… el de la cultura se silencia. Nos deja el artista que más hizo por ampliar las fronteras del arte jondo, y quien mejor logró transmitir los secretos del flamenco entre profanos: maestros del jazz, del rock o del blues se rindieron al mágico toque del algecireño. Hoy, todos lloramos su marcha.

Paco de Lucía era la entrada al flamenco de muchos que, como yo, no habíamos crecido en un ambiente donde este arte flotase a sus anchas. Imposible no rendirse al genio, al duende, que transmitía con las seis cuerdas, a las que llevó a límites que pocos habían logrado siquiera imaginar. Es famosa la anécdota de un Mark Knopfler ya estrella mundial cuando, tras ver actuar a Paco de Lucía, declaró que había descubierto que él, Mark, no sabía tocar la guitarra.

Aportaciones al flamenco aparte —conocido es también que fue quien aportó la percusión del cajón, un instrumento que incorporó al flamenco desde la música andina; o que reinventó ciertos palos a la guitarra—, Paco de Lucía fue más allá al deslumbrar a guitarristas de otras disciplinas, como Chick Corea, Al Di Meola, John McLaughlin o incluso (por qué no citarlo) Bryan Adams, con los que compartió grabaciones.

Aunque, por supuesto, quedan ahí para escuchar una y otra vez sus geniales aportaciones al flamenco, en álbumes ya historia de este arte como, entre otros muchos, Almoraima, Fuente y caudal o Entre dos aguas. El tema que da nombre a este último disco, posiblemente el más conocido internacionalmente del guitarrista, es buen ejemplo de las cualidades que hacen a un gran maestro genio en su campo: la improvisó en un descanso a partir de la melodía de la por entonces popular Te estoy amando locamente de Las Grecas.

También queda, por supuesto, su aportación a la obra de Camarón, en tantos discos del cantaor, solo o acompañado por su discípulo Tomatito, como en la obra maestra La leyenda del tiempo.

Adiós, Paco. Las cuerdas de todas las guitarras del mundo hoy solo vibran en tonos graves.


Miguel Blanco

Miguel Blanco

Periodista en Foco Sur y Almería Información. Cofundador de secretOlivo y AlDato. Profesor de Guión y Géneros Periodísticos. Realidad y ficción: lo demás no cuenta.
Miguel Blanco

Latest posts by Miguel Blanco (see all)

Comments

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba