Iniciativas

Despedida de la Morada Sónica

Despedida de la morada sónica

Despedida de la Morada Sónica.

Tres años viviendo en una TAZ: Reflexiones sobre el “enemigo”

La Morada Sónica , Almería, 14 de noviembre de 2016

Mañana de sábado en Almería. Irrumpe en un centro cultural vecinal el Español Reaccionario. Todos sabéis quién es. Toda la vida soportándole. Toda la vida él es el primero. El Patrón Oro: actitud amenazante, ojos en odio, irracionalidad chulesca, estupidez testicular, profunda ignorancia. Por su cara sabes que ha dormido perfectamente, que no es el ruido lo que le molestó anoche de 22 a 22.50h, sino tu única presencia : que hagas Ruido Extraño en un local de “putos rojos”. El mismo Ruido Extraño que es capaz de concentrar la atenta atención censora de otro vecino, este “joven”, de la calle de Las Tiendas. Joven pero sobradamente ignorante también, y apto para anular selectivamente su percepción acústica…la del sonido zafio de la cofradía católica de al lado ayer, la que sacó la PA a la misma maldita calle. Ayer mismo. Sin problema. A saco. No oyó. Ningún técnico ambiental del ayuntamiento oyó. No policías. Nadie oyó. El volumen era el doble en su ruido. Pero el nuestro no era alto..sino Extraño. Escotoma auditivo: el ruido eres tu.Tu le molestas, al “joven”.Molesta “lo otro”. Serás escuchado por la represión…a la perfección. Muy intensamente escuchado por poco ruido que hagas: serás silenciado.

La noche anterior (viernes) dos amigos habían puesto su dinero (en carteles y en equipo) , su escaso tiempo, en miles de mensajes privados, spameos múltiples en Facebook y por mail… por una ilusión absoluta: uno de los mayores músicos experimentales sudamericanos iba a tocar en su ciudad de provincias. 5 personas acudieron. De nuevo. Nos emborrachamos destrozados (los que pudieron). Dada la poca taquilla, sacamos otra vez algún “dinero digno” de nuestros cajeros que poder aportar a un músico que había ofrecido un concierto inolvidable. Extásicos por la experiencia, pero también… avergonzados, asombrados y agotados , volvimos de nuevo a casa. “Se lo han perdido de nuevo. Qué hemos hecho mal..” Muchos sabéis de lo que hablamos.  Pero: ¿y si no hemos hecho nada mal?

Me gustaría preguntarte: ¿qué enemigo ves en estas fotografías que te muestro del “fracaso” de la belleza, fotografías de la decadencia de cualquier proyecto hermoso, periférico, autogestionado o revolucionario llevado a cabo en nuestras sociedades agónicas del fin del capitalismo caníbal? Fotografías tan familiares de los que trabajan fuera de foco…

Me gustaría responderte: no es el español reaccionario testicular, no es la policía, no es la putrefacción institucional insoportable, no es el la inopia y el amiguismo de sus “gestores culturales”, no es el silencio sistemático implacable y vergonzoso de sus mamporreros Media. No es todo lo que han organizado para que tu vida sea basura. No. No amigo: te lo diré claro esta vez. El enemigo somos “nosotros”: “nuestra” incapacidad para movernos, “nuestra” anhedonia crónica, “nuestra” hipocresía enquistada, “nuestros” muchos  “likes” sin comparecer jamás, “nuestra” instrumentación para beneficio propio de lo colectivo, “nuestros” colectivismos de salón y nula acción a la hora de la verdad. “Nuestro” acantonado, brutal, individualismo. “Nuestra” incapacidad para sentir y para amar. Para arriesgar. Para sorprendernos como niños. El enemigo “somos” los 150 que sabían que podían ver luz , y eligieron seguir en la cómoda, segura, oscuridad.

El enemigo se ha infiltrado hasta el tuétano en tu vida para que asumas la mayor derrota: vivir dentro de sus valores decadentes. Dentro de su vagancia. Dentro de su desesperación absoluta. Esta es la única Teoría demostrada del Goteo del Neoliberalismo: que llegues a creer que no merece la pena acercarse a la vuelta de la esquina donde está sucediendo la revolución, exactamente como ellos creen. Por infiltración, por capilaridad gris y cerda, en cada segundo de tu existencia. En el trabajo… y en el “ocio”. ¿O no sabes ya que la revolución solo sucede con 56789 pequeños grandes apocalipsis cotidianos diarios? Nunca permitirán que lo creas. Todo el castillo de naipes caería. Y cuando usamos la palabra “revolución”, nosotros sí sabemos a qué nos referimos.

Hemos crecido en nuestra TAZ, en nuestra Morada Invisible pero Palpitante. Hemos visto las gentes más honestas de nuestra ciudad, su verdadero Corazón, su única vida, morar con nosotros muchas noches. Sabemos ya muy bien quienes sois. Gracias, amigos. Los 5 amigos. Los 5 amigos que trabajan en cada TAZ aislada de la ciudad. Sin que ninguna TAZ se moleste en mirar a la de al lado, además. Triste también.

Hemos visto los músicos más creativos y personales de España y Sudamérica, los que tienen verdaderamente algo que decir, actuar en nuestra Morada con la máxima generosidad y entrega. Gracias, amigos.

Y “tu”. Te puedo decir mirándote a los ojos, cada vez que tengas el cinismo de soltar delante de la Morada Sónica que “nada sucede” en Almería, que entre el 26 de octubre de 2013 y el 9 de noviembre de 2016, sucedieron: Truna, Tara Transitory, Stahlfabrik, A.L. Guillèn, Nacho Ruiz, Miguel Puertas, Las Barbas Indomitas, Jazznoize, Amanda Miler, Dal Verme,MKM, Antonio Murga, Ernesto Ojeda, Les Rauchen Verboten , Jaime Gonzalo, We Are The Hunters, My Nation Shit, Edu Comelles, Javier Piñango, Jorge Marredo, Javier Carmona, Michael Fletcher, Paulina Owzarek. Orquesta de Improvisación de Málaga, Josep Lluis Galiana, Avelino Saavedra, Primo Gabbiano, Markus Breuss, Juan Antonio Nieto, Malaventura Multimedia Artist, Orquesta de Improvisaciòn de Málaga, Las Flores no Lloran, Narcoléptica, Jorge Haro, Estufa de Leña Contemporánea, Afrika Pseudobruitismus, y Sajjra.

Te puedo decir mirándote a los ojos, en definitiva, que sencillamente el que no sucede eres…tú.

Gracias.

Amor.

Seguimos.

Sin Fin.

Antonio Luis Guillén y Josep María Soler.

secretOlivo

secretOlivo

Revista y web de Cultura Andaluza Contemporánea
secretOlivo

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba