Opinión y Pensamiento

El Centro Andaluz de la Fotografía, sin rumbo

By Ismael Olea - Centro Andaluz de la Fotografía CC BY-SA 2.0
Centro Andaluz de la Fotografía. Foto de Ismael Olea - CC BY-SA 2.0

El Centro Andaluz de la Fotografía, sin rumbo

Con el año 2022 ya en marcha, han transcurrido prácticamente treinta años desde la creación del Centro Andaluz de la Fotografía (CAF), un proyecto gestado por Manuel Falces (1952-2010), centro pionero en España que puso las bases para el estudio, documentación y proyección de la Fotografía. Una idea que Manuel Falces ya empezó a esbozar en 1977 con la publicación de su libro “Introducción a la Fotografía” (Premio Ángel Ganivet de la Universidad de Granada).

EL CAF nace desde la idea del Proyecto Imagina (1990-92), en Almería, el principal escenario de la fotografía en España, con la Agrupación Fotográfica Almeriense (AFAL, con José María Artero y Carlos Pérez-Siquier). Un proyecto que reivindica la fotografía como uno de los ejes de la cultura contemporánea, en unos tiempos en que la fotografía está infravalorada. En 1991, Falces expuso su idea fundamental: “El Centro Andaluz de la Fotografía tiene que ser un proyecto vivo. Dispuesto para recoger toda nuestra memoria fotográfica, una especie de Conservatorio de la Fotografía, para que el alumno empiece a formarse en la cultura de la imagen… Todo lo contrario a un museo. Estará abierto a investigadores y a la enseñanza de la Fotografía para el desarrollo de programas de la cultura visual. En este tiempo, sin la fotografía y sin lo visual no hay nada que hacer”.

El Decreto de creación del CAF se publica en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía el 9 de diciembre de 1992, dependiente de la Dirección General de Fomento y Promoción Cultural. Falces plantea una serie de apartados relevantes: Creación de un fondo sobre la fotografía realizada por fotógrafos andaluces o vinculados a Andalucía. Recuperación del patrimonio fotográfico andaluz. Mantenimiento de los fondos de documentación que faciliten el estudio de la fotografía. Labores de investigación, divulgación y estudio. Línea continuista de Imagina: exposiciones, fototeca, talleres y cursillos. Línea de investigación prioritaria: Técnica y Estética fotográfica.

Manuel Falces abordó la puesta en marcha y desarrollo del CAF, que dirigió, hasta 2005, impulsando la imagen de la fotografía, no sólo en el ámbito andaluz, sino también como una referencia nacional e internacional. El CAF contó con una Comisión asesora, con tres vocales, los destacados fotógrafos Cristina García Rodero, Pablo Juliá y Ricardo Martín Morales, los tres muy vinculados a los criterios de Falces.

Si Manuel Falces levantara la cabeza treinta años después, sufriría una gran decepción. En la actualidad el CAF ya no tiene prácticamente nada que ver con la identidad inicial. Hoy día, el CAF es únicamente un lugar de exposiciones, y muchas de ellas poco afortunadas, sin dirección cultural y científica, sin metodología y con una clara desorientación didáctica y artística.

No faltaron, por supuestos, en todos estos años, limitaciones en el ámbito de los medios presupuestarios, que llevaron al CAF a prescindir, por ejemplo, de la Revista del Centro, que estuvo viva en los tiempos de Imagina; ell Premio Andalucía de Fotografía fue desconvocado; con recortes a la línea de publicaciones, libros y catálogos. Y siempre supeditado a la vigilancia que se hacía del Centro desde la Junta de Andalucía.

En la misma línea de Falces, siguió también el siguiente director, el destacado fotoperiodista Pablo Juliá, desde 2007 hasta 2016, también con una importante visión del protagonismo de la Fotografía. Pablo Juliá pudo cerrar su etapa coincidente con los 25 años del CAF, para una mayor exaltación. Pero la entonces consejera de Cultura, Rosa Aguilar, le dio el portazo de salida sin explicaciones.

El fotógrafo Rafael Doctor fue el tercer director del CAF, entre 2017 y 2019. Fue cesado de forma irregular, antes de cumplir los cuatro años, a los que accedió por concurso. Poco tiempo, pues, para desarrollar su iniciativas. Pero en Sevilla no le perdonaron su sentido crítico frente a Fernando Francés, responsable de Museos de Andalucía.

Y desde entonces, el CAF deambula sin dirección y sin rumbo, a las órdenes de la Delegación de la Consejería de Cultura en Almería, de manera que el delegado o delegada de la Consejería es quien suele decidir. Y así le va al Centro Andaluz de la Fotografía, lamentablemente.

Y para colmo de la imagen de la Fotografía, lo más insólito es que el gobierno central ya ha anunciado la creación del Centro Nacional de la Fotografía, una gran idea, pero que tendrá su sede oficial, ni más ni menos, que en Soria.

Miguel Ángel Blanco Martín
Últimas entradas de Miguel Ángel Blanco Martín (ver todo)
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista independiente de Cultura Andaluza contemporánea. Ni sectarios ni neutrales. La minoría que piensa y siente.

secretOlivo.com se edita bajo licencia Creative Commons. (CC BY-NC)