Raíces

El andaluz

El andaluz

Nacido de clanes tartésicos, de gentes del valle del Guadalquivir o de las vegas del Genil. Pescador de Málaga o de Motril, o marinero del Estrecho por Algeciras. Tal vez hortelano o aceitunero, en todo caso joven, con barbas y de cuerpo grande por raza.

Se batió con el cristiano venido del norte oscuro, tal vez mató al cura que lo abofeteó sin respeto. Se tiró al monte y allí encontró a cientos como él. Antes había cambiado su nombre: no se llamaba Abdelmalic, ni Benimerín, sino Francisco o José, Antonio o Ruiz, Romero o Alonso, Concha o Pepa. Con el nombre de monfí, que quiere decir el proscrito, el desterrado, su número creció a medida que terminaba el siglo XVI y comenzaba el XVII.

Quiso distinguirse del hermano que aguantó y se quedó en los pueblos de la vega o en los barrios de Granada, rezando en voz baja. Es por eso por lo que él, en su aldea de las montañas, oraba en público y con frecuencia según lo establecido por la Ley, pero Dios le quedaba lejos. En las fiestas de otoño enarbolaba unas banderas verdes con cinturones de aurora blanca. Embarcó en Sevilla y en América lo perdieron las suertes de las cartas, las mujeres de la cálida África y el acero frío de una navaja.

Fue el bandolero, pero también el sargento a caballo de la Guardia Civil. Alguno se fue con los gitanos, pero otro profesó la antigua fe del trabajo continuo que horada el monte hasta obtener un mísero fruto. Murió en los valles de la Axarquía por una estrella de ocho puntas cuyo significado ignoraba y volvió a morir por una república que significaba sobre todo reforma agraria. Quemó la iglesia, porque creyó reconocer al cura que lo abofeteó siglos antes al grito de Dios Uno y Trino.

Después en los tiempos del hambre, se llevó el flamenco hasta el valle del Rin y hasta las viñas francesas. Y en las calles de Madrid lo mató ETA mientras como policía daba escolta a los generales. En Sevilla en el siglo XVII protagonizó la revuelta de la bandera verde, en Granada en 1980 exigió por las calles el Estatuto de primera. El andaluz gritó un 28 de febrero: ¡Viva Andalucía Libre! Y juró por el Estatuto cuando fue elegido concejal de su pueblo por un partido de la izquierda. Es el pastor que todavía fuma sobre la peña del río Trevelez, bajo el picón de Jeres. Es solitario y altivo. No sabe quién es, pero sabe que le miente quien dice que esta reforma soez y colonial del Estatuto está a la altura del tamaño histórico de su nación.

José Luis Serrano

Escritor, profesor y a la inversa.

(Granada 1960 - 2016)
José Luis Serrano

Latest posts by José Luis Serrano (see all)

2 Comentarios

2 Comments

  1. Almeriense

    octubre, 2012 at 10:01

    Espectacular, hasta se me han puesto los pelos de punta leyendo.

    • Rafa

      mayo, 2015 at 10:01

      Uffffffffffffffffffffff… Y a mí también: es un resumen acelerado de toda la historia de Andalucía, sobre todo desde el año 1031.
      De todas formas, ahí están las culturas millariense (5.500 años) y argárica (4.300 años, sucesora de la millariense).
      Y ahí están los restos bajo aguas atlánticas con hasta 11.000 años de antigüedad (más de 40 metros de profundidad bajo las aguas atlánticas de Huelva y Cádiz).
      Y las pinturas rupestres (43.500 años: ¡época neandertal!) y escritura (más de 10.000 años) de cuevas como Nerja o La Pileta.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)