poesía

‘En los estantes’: poesía de la memoria del instante

Javier Gilabert, autor de 'En los estantes'. Foto de Javier Martín Ruiz
Javier Gilabert, autor de 'En los estantes'. Foto de Javier Martín Ruiz

‘En los estantes’: poesía de la memoria del instante

Como pequeñas ideas semilla plantadas que germinan y van adquiriendo su verdadera dimensión, los versos de ‘En los estantes’ (Esdrújula Ediciones, 2019) van tejiendo una historia de sensaciones que se revela en toda su magnitud al pasar la última página del libro. En el trayecto, literatura, amor, hijos, instantes de una vida. Y en el trasfondo, precisamente, esa vida.

En su segundo libro de poesía tras ‘PoeAmario’ (autoeditado, Círculo Rojo, 2017), Javier Gilabert muestra una escritura precisa, un estilo claro que recorre cada página, más sencillo en apariencia, pero porque prescinde de artificios innecesarios para que la idea que está desarrollando sostenga todo el peso. Con la intención probable de atrapar al lector, como apunta en ‘El poeta’: “Sus palabras son hilos / de araña en el telar”.

Así, poema apoema, verso a verso, palabra a palabra, Gilabert va tejiendo unatelaraña en forma de estantería donde va depositando recuerdos,imágenes, sensaciones, las emociones que en una vida ha idoacumulando. “Me sorprende que quepa / la vida en los estantes”,reconoce en, precisamente, ‘Los estantes’.

“Por la nochela mosca es presa fácil. / De un simple manotazo / te deshaces deella. / Pero por la mañana / arremete y te esquiva, / sin parar. /Anochece y me poso / completamente ajeno / al peligro que entrañan /tus dos manos”, se confiesa en ‘Moscas’, un feliz hallazgo.

Reflexivo, comohaciendo balance, se puede uno imaginar al autor con la miradaperdida frente al mar, sentado en la arena, anotando mentalmente laspalabras que explican cada momento relevante, cada pieza necesariapara dar sentido al conjunto. Cada instante decisivo: “La vida esese instante / con máscara de días / en el que sólo cabe unaexistencia”, dice en ‘El instante’. Los disfraces del tiempocomo veladura que solo permite, al final, apreciar el resultado y apartir de entonces reconocer los pasos dados para conseguirlo.

Lo que en suprimer libro era un concierto de rock, con canciones de distintosestilos y ritmos, ‘En los estantes’ se transforma en el discoplaneado como un todo, más allá de la colección de canciones, enel que el que la obra total importa incluso más que cada una de laspiezas de las que está compuesta. De la misma manera que losestantes no son nada sin los objetos que sustentan, y entre todos danforma a la estantería, aquí son los instantes, destellos dememoria, los que dibujan una obra que al final es un recordatorio delo que de verdad importa. Lo que cada uno coloca en sus estantes.

Miguel Blanco

Cofundador y subdirector de secretOlivo. Periodista. Realidad y ficción: lo demás no cuenta.
Miguel Blanco
2 Comentarios

2 Comments

  1. Pingback: Javier Gilabert y Fernando Jaén: "Hacemos las preguntas que le haríamos a un amigo, intentando conocer mejor el pensamiento de los entrevistados" | secretOlivo

  2. Pingback: La estantería de Javier Gilabert | secretOlivo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.