Las crónicas de Zico y Paca

De las montañas nevadas, al valle caído

Franco visitando las obras del Valle de los caídos junto a su esposa, Carmen Polo
Francisco Franco visitando junto a su mujer Carmen Polo las obras del Valle de los Caídos

De las montañas nevadas, al valle caído

Ha dicho a los medios de comunicación, don Francisco Franco Martínez Bordiú (creo que se escribe así), que el gobierno se toma la revancha con su momificado abuelo, don Francisco Franco Baamonde (o con hache intercalada según versiones), 42 años después, haciendo uso de un decreto, que son para cosas urgentes.

Particularmente, me importa muy poco donde esté enterrado el general (ísimo), siempre que no sea en lugar principal o preferente en su pirámide cruzada, construida con la sangre y la vida de los vencidos, para solaz de los vencedores.

Ítem mas me parece un contradios que esté enterrado en el Valle de los Caídos, quién murió de muerte natural (¿?) en su cama del hospital.

Y además de contradios sería un esperpento trágico burlesco, de entre los muchos de esta piel de toro, que estuviera enterrado allí mismamente, con toda su historia a cuestas. Cuando Eva Perón lloraba por sus descamisados, estos cantaban “hay que ver que risa, nos llaman descamisados quien nos quitó la camisa”.

Me parece adecuado darle 15 días a la familia para que encuentre sitio y lugar para el enterramiento.

No soy amigo de voladuras y otras machadas. Ya nos costó bastante las imágenes de la quema de iglesias. Y aluego, con la democracia, con los dineros del contribuyente, hubo que restaurarlas. Nuestro Auschwitz particular (que nos recuerde los horrores de nuestra guerra) y un buen centro de estudios sobre el franquismo con todos los archivos abiertos y consultables. El aire de la sierra ayuda a pensar.

Es cierto que 42 años para tomar esta decisión son muchos ¿Qué hicieron Felipe y Zapatero? Lo del decreto-ley está bien. Ya nos hubiera gustado que tan insigne general (ísimo) y amiguetes, en lugar del bando de guerra, hubieran sacado un decreto-ley.

Zico y Paca dicen que cada vez me parezco más al abuelo Tribulete. Les recuerdo que comen de mi pensión. Las quiero y a Zico más.

Luis Carlos Rejón

Luis Carlos Rejón

Profesor de Historia, escribe de actualidad política en las Crónicas de Zico y Paca
Luis Carlos Rejón
1 Comentario

1 Comment

  1. Pingback: De las montañas nevadas, al valle caído | Articulos de Opinion

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)