Diario de una maestra rural.

En Andalucía somos muy «open minded»

En Andalucía somos muy «open minded»

Todos sabemos que la comunicación es importante. Si analizamos el intercambio de información desde su principio hasta nuestros días observamos claramente la evolución que éste ha ido experimentando o más bien “sufriendo”. Porque nos hemos ido aprovechando de la vulnerabilidad de este arte oral, visual, sonoro y escrito en favor de la modernización. La ajetreada vida, nos “ajetrea” para todo, incluso a la hora de comunicarnos, intentando por todos los medios que la transmisión sea rápida, no importa si para ello hay que destruir el idioma y/o sacrificar el mensaje. Y es que esto es lo más “in” porque las modas no sólo nos visten el cuerpo sino que también nos adornan la “bk” (boca).

Lo de “reinventarse o morir” es ya muy viejo, hay que estar abierto a todo cambio pero eso no quiere decir que haya que cambiarlo todo. Hoy en día  sobrevivimos a la era de los avances tecnológicos, lo digital sobre lo dactilar, lo interactivo sobre lo reactivo, el inglés sobre el castellano… Nos movemos en terreno bilingüe… por ahora… y es que los españoles en general y los andaluces en particular cuando decimos de venirnos arriba ni los idiomas nos frenan. ¿Inglès-Español? Esa dicotomía nos aburre ya, está “out”, vayamos promoviendo el plurilingüismo que el multilingüismo viene apretando. Así hay personas del mundo de la política expertas en educación (que yo supongo son expertas , inmersos en la realidad de los centros y saben lo que es dar una clase en Primaria o ESO porque si no, toda propuesta resultaría  “off”), que han registrado  una proposición no de ley en el parlamento andaluz para incluir con carácter opcional y con un número mínimo de estudiantes, la posibilidad de estudiar las lenguas cooficiales del estado en Primaria-Eso-Bachillerato-Universidades y Escuelas Oficiales de idiomas. Una lluvia de cátedras en todas las lenguas sobre la que España pensará si abrir el paraguas de la Constitución en pos de respetar y proteger la diversidad lingüística de nuestro país. No importa cuánto llueva… para eso está D. José Antonio Funes (Presidente de la Comisión de Educación del Parlamento de Andalucía por Ciudadanos), y sus puentes… puentes lingüísticos, claro está.

Dado que mi primera especialidad en Magisterio es la de la Lengua extranjera, no me declaro para nada en contra de la diversidad lingüística, por el contrario, abogo por  su conocimiento, uso y respeto. Pero vayamos por partes. Empleemos el sentido común. ¿Qué hacemos proponiendo la posibilidad de un plurilingüismo cuando el bilingüismo aún no se ha implantado en todos los centro andaluces? ¿Y qué hacemos con el fracaso escolar del casi 26% de los alumnos andaluces que aún sigue siendo muy elevado?  A ver… ¿Alguien es consciente de esto? ¿Es que no conocemos la realidad educativa de nuestra comunidad? ¿Tan difícil es poner los pies sobre la tierra y solucionar lo que hay que no es un moco de pavo y luego ya que vengan aires nuevos (si vienen)? ¿Me pueden decir en que ayuda a esos alumnos que fracasan la posibilidad de optar a una lengua cooficial que probablemente no usen en su vida? ¿Y el trabajo de adaptar los planes de estudio? ¿Sabe C´s lo que es una programación o un proyecto anual? ¿Sabe lo que costaría preparar al profesorado para tal fin? ¿Ha escuchado alguna vez hablar de la educación por competencias y el trabajo que está ocasionando como para que ahora se tenga que pensar en un lastre más? Y luego, después de las cooficiales vendrán las lenguas minoritarias, porque claro, habrá que conocerlas también, la misma posibilidad tengo de necesitar usar el catalán que el asturiano, oye tú, que puestos así todo puede pasar. Y si nos ponemos así de prácticos, tened en cuenta que hay una culta habla andaluza. Siguiendo con nuestra particular torre de Babel, ¿qué hacemos con la lengua “calé”? Con ésta sí que podríamos tener ya un mínimo de solicitudes e igual con esa optativa  reduciríamos el porcentaje de fracaso escolar. Desde mi punto de vista, creo que lo mejor sería centrarse en lo urgente, que es exigir la  implantación  del bilingüismo en los centros que aún están en la sombra, y dedicarse a trabajarlo bien. Ahora todos tenemos prisa por ofrecer un producto que todos quieren comprar, pero ¿a qué precio?

Se necesita una mayor inversión de los presupuestos estatales  en nuestros centros andaluces, el déficit de profesorado ralentiza mucho el proceso porque no hay personal suficiente, y además, no sólo hacen falta unos 4.000 docentes sino que se debe formar y reciclar continuamente en una lengua extranjera. Esta formación sería fuera del horario laboral, claro está y… eso… ¿se remunera?

Espero que el Sr. Funes reconduzca su propuesta y apueste por la igualdad entre los centros andaluces que ahora mismo no existe.  De lo contrario, los programas “plurilingües-multilingües” pueden llegar a convertirse en un lastre para la consecución de los objetivos en el resto de materias no lingüísticas y en un elemento de segregación dentro de las aulas y fuera de ellas.

Lydia Pérez Horcas
Últimas entradas de Lydia Pérez Horcas (ver todo)
Click para comentar

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza Contemporánea. La minoría que piensa y siente.

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)