Las crónicas de Zico y Paca

¿Susto de qué?

Lorca tras el estreno de «Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores»

¿Susto de qué?

La verdad, es que parece, que quiero peer en botija, en decir de Castro del Río, y no diría que no, porque lo cierto es que deseo llamar la atención al ir en contracorriente, por aquello de ir de “niño mal criado” con aspiración de tocarle los huevos (en decío político), al hermano del hermanísimo de Juan Guerra, aquel cultísimo que oía a G. Mahler y se tiraba heroicamente al suelo en la tarde del 23-F, y que sabía o debería saber de las razones de su cuerpo a tierra, más que el propio general don Alfonso Armada, en ese intento patriótico, de reconducción al orden de aquellas Españas, que según ellos, (los del PSOE) era menester para que “ad futurum”, no nacieran, por dios, “niños malnacidos”, sino alevines de un nuevo régimen, “caminando hacia Dios”.

Planteo reflexionar pues, tras la captatio benevolentia, que no se si ha servío o no, que no sé si os habréis dado cuenta de que hay un montón de sermoneros de partidos y partidas, los sacristanes y párrocos de las tertulias de medios de comunicación variados, que andan posicionándose, no sobre estos y aquellos de encamamiento pacteros, con encuestas cocinadas al modelo de cocido madrileño o fabes asturianas y manipulaciones de titulares. Pero los más payasos, (y bastante que no los califico de peligrosos titiriteros, aquellos que alegraron nuestra infancia en las tardes de la Plaza de Bib-Rambla), son los que se dedican a meter susto, susto de verdad a la ciudadanía, al grito de “que vienen otras elecciones… temblad malditos, porque no sabéis ni el día ni la hora, en la que os veréis en la pecaminosa tesitura de tener que votar otra vez en apenas medio año. Si coger una papeleta no consagrada, es ya pecado, reconsiderar el hecho de hacerlo dos veces, y más las del Senado, suman cuatro”. Vade retro, Satanás.

Total, para qué votar?. Si sus hemos dicho, que en caso de volver a votar, sube el PP, con paella y callos, y los niños bien criados, y suben los niñatos malcriados de Podemos, esos que envenenan y confunden a los niños bien criados con versiones libres de los Teatros de cachiporras. Y digo yo, sin meterme en mas honduras, ¿qué niño entre 1 y 6 años, de los veintitantos presentes en aquel teatrillo, saben trasladar al castellano, “Gora Alka ETA”?. Esos son los futuros niñatos malcriados… así que al reformatorio antes de que aprendan a gritar “SI, SE PUEDE”. (Bis….y más bis).

Cuando en varios países del occidente europeo, de Asia, de Latinoamérica, diversos teóricos y algunas y algunos políticos/as españolas cuando se les calienta el boquijo, lo consideran la mejor solución para diversos problemas, incluido la colitis mental, nos salen los agoreros con que eso de hacer otras elecciones por adelantamiento, nos puede costar un dinero podrío, puede aumentar la abstención, podemos seguir lo mismo, aumentar la inestabilidad financiera que afectaría gravemente a la deflación tangencial del PIB sobre el índice Nikey y los fondos de los Bancos chinos en divisa extranjera y el riesgo de que tu prima se presente en casa sin avisar… ¡¡¡Joder con la primita!!! ¿y a ti qué coño te importa?

Cuando, en cierta manera, nos permiten que cambiemos el sentido y dirección de nuestro voto, en virtud de nuestras libertades, análisis o intereses, tomando como reflexión unos resultados anteriores y las negociaciones posteriores, la educación o lo que nos salga, y todo sin disminuir pluralismo, porque nadie, por legalidad o frentismo, necesita o tiene que retirarse… ¿de qué coño tenemos susto? Puedes entender, y es mucho decir a los que están caracoleando, con el objetivo de que otros partidos no los hagan responsables de la ¿desgracia? de tener que votar otra vez…. pues a un servidor no le jode ir a votar las veces que sea. Tal que así.

Zico y Paca, mis perros, andan discutiendo como siempre, y es que andan peleándose como siempre. Ahora la cuestión es, que Paca quiere ser doña Rosita en los distintos papeles que le asigna Lorca en su obra de los Títeres de Cachiporra, e incluso don Cristóbal con su cachiporra y sus dineros. Zico dice que él el macho de los tres y por tanto, él es don Cristóbal. Paca llora como la teatrera que es, y dice que se calla si su seño lee la parte que la pone como jembra de bien. Lydia, abre a Lorca y lee: “Yo soy madre de doña Rosita / y quiero que se case / porque ya tiene dos pechitos / como dos naranjitas, / y un culito / como un quesito, y una urraquita / que le canta y le grita. / Y es lo que yo digo: / le hace falta un marido, / y si fuera posible, dos.” (Aplausos y risas). Este es un público culto, que no llama a los guindillas ni a los grises, por teléfono. Y donde, por tanto, no intervienen “los gusanos burocráticos, que no saben ni soñar”, en decir de Max Estella. Los quiero… mi gente y a mi público.

Luis Carlos Rejón
Click para comentar

secretOlivo es una revista independiente de Cultura Andaluza contemporánea.

Hemeroteca

secretOlivo.com se edita bajo licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)