La Sandunguería

Rajoy, cerveza sin alcohol y gentes mal puestas

Andaba por un supermercado bastante criticable cogiendo el material deportivo pasivo tan justo como necesario para ver un partido de fútbol como es debido, ya saben, cerveza, frutos secos y patatas fritas en cualquiera de sus formas. En estas se me viene un trabajador con unas maneras impolutas y me dice: “Perdone, señor, tenemos la cerveza sin alcohol de oferta”. Normal, picha, sino a ver quién se la iba a beber. No sé qué tipo de imagen doy para que me ofrezcan cerveza sin alcohol a mí, que me dio pena de que los hermanos Gasol, tan grandes y vigorosos, tuvieran que beber cerveza sin alcohol para un anuncio. Cerveza sin alcohol que encima era San Miguel, que ya está regular con los benditos artilugios del demonio, sin alcohol y con frutita es que eso tiene que ser casi una bebida de hospital.

Ese hombre estaba ahí mal puesto, ¿qué culpa tendrá ese trabajador, que trabajará sin ganas, como es normal, de estar ofreciendo a gente cerveza sin alcohol? ¿Qué hombre de la tierra, qué mujer terrestre, trabajaría ofreciendo cerveza sin alcohol en Sevilla? Partamos de la base de que quién bebe cerveza sin alcohol es porque está malito, si vas al supermercado, es que no estás malito, ergo, ofrecer cerveza sin alcohol en un supermercado es perder el tiempo. No entro a discutir que puede ser que quién beba cerveza sin alcohol tenga que conducir luego, porque quién conduce luego se bebe su coca-cola, su mirinda, su agua con gas… Lo que sea, pero no cerveza sin alcohol.

Luego está el hecho de que califiquemos a eso como cerveza. ¿Es cerveza la cerveza sin alcohol por el mero hecho de que parece cerveza porque va en una lata muy similar a la de cerveza o porque las ponen en el mercado marcas de cerveza? Del mismo modo: ¿Ha sido Mariano Rajoy presidente del Gobierno porque vivía donde viven los presidentes del Gobierno y se sentara en un sitio especifico en el Congreso aunque no haya hecho absolutamente nada?

Ese hombre estaba mal puesto. Como Mariano Rajoy, que estaba allí, el pobre mío, rodeado de corruptos, como el que está en el supermercado ofreciendo cerveza sin alcohol. ¿Qué iba a hacer él, si es un mandao del mandato constitucional? Pues claro… Es la gente, que es muy provinciana, y no le entiende. A ver cuando se enteran los rojos estos que porque el partido que preside esté imputado él no va a dejar de ser candidato a nada, sólo faltaba, joé.

Mariano, sé fuerte, que te queremos, coño.

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho
Click para comentar