La Sandunguería

Confesión a una ninfa del agua

Ay, mis zapatos,
mis musarañas,
ay, mis naranjos,
ay, mis murallas.

Flor de mi cobre, sueño que pinto,
mi tierra santa.
Brisa que corre en mis laberintos
de noches blancas.

Jarra de lava,
tren de centellas,
me trae tazas
de lunas frescas.

Los funerales del monstruo inquieto
de la certeza;
lívido sable de su pañuelo.
Rayo de fresa.

Hueco en la lluvia,
gafas de estrellas,
vaso de rubias
gotas de niebla.

Me borda vientos, viste guirnaldas,
cose mi cama.
¡Ay, cuánto tiempo, ninfa del agua,
que la buscaba!

 

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho
Click para comentar