Las crónicas de Zico y Paca

Demasiadas cuerdas para un violín

Demasiadas cuerdas para un violín

El más pequeño de los instrumentos de la gran familia de cuerda. Tiene cuatro cuerdas afinadas del agudo al grave. Se escribe en clave de sol, por lo que los más rebuscados y alcantarilleros estudiosos de las ciencias políticas, sitúan al 15-M en la puerta del Sol, justo al lado, en la acera de la izquierda conforme se entra por la Carrera de San Jerónimo, de la placa que marca el kilometro cero de todas las Españas. Hoy día existen violines eléctricos de 5 o 6 cuerdas, pero lo clásico, lo antiguo o lo castizo (de casta) es tener 4 cuerdas. Hasta le hicieron una película en 1967, que se confunde en “Muchas cuerdas para un violín”, y con “Demasiadas cuerdas para un solo violín”. Cualquier variante me sirve. ¿Es que acaso “muchas o demasiadas cuerdas”, podían romper o dañar, por tensión, la barra armónica o el alma del violín?

Tal vez. Aunque, lo cierto es que no sería, no tendría, el mismo comportamiento un Nicola Amati, un Antonio Stradivari(us) o un Giuseppe Guarnieri de Gesú. ¿O es que acaso “la modernidad de lo líquido”, no afecta también a los violines? ¿en quién o en qué creemos o nos fiamos ahora? Hace, en torno a los tres años, Antonio Muñoz Molina, lo tradujo a las españas pedestres…. «Todo lo que era sólido«….o lo que nos parecía solido, o lo que nos vendieron como solido y no lo era. Estamos pagando, y nuestros nietos seguirán pagando todo lo que no era solido.

Pero eso no es el problema. El problema está en el bloqueo de la confianza. No ha salido apenas a la escena pública, nuevos partidos o referentes políticos y ya están siendo acusados de ser creaciones espúreas o torticeras de bloques de poder, fundamentalmente de maridaje económico y periodístico (en el más amplio sentido de la palabra)…para a continuación intentar destrozar desde el antescitado matrimonio, la credibilidad, honradez, preparación, capacidad de trabajo, y un largo etcétera de esos recién aparecidas formaciones políticas. Su objetivo, no es solo, ni fundamentalmente el arrase de unos espacio políticos, mínimamente rebeldes, (que también), ni la potenciación de un modo de vida individualista (que posiblemente también), si no la masificación de grupos y sectores de clase en el propio individualismo.

Si la crisis económica y social, así como de sectores y partidos de la izquierda, ha obligado a la voladura de la clase media, en lo que ahora finamente se llama como el precariado, en otro siglo se llamaba proletarización de la clase media, que entre otras cosas dio paso al nazismo y al fascismo. Les recuerdo a N. Poulantzas, en “Fascismo y dictadura”. El otro día me enseñaba Lydia, un viejo refrán de esta tierra, “si quieres saber quién es el casero, errama el agua, y verás a quién le duele”. ¿a quién le duele que la democracia española sea más parecida a la gente? ¿qué quieren hacer? Pues mantener el divorcio entre la ciudadanía y las instituciones. Y si de camino aumenta la pérdida de confianzas entrambos…pues mejor pa los caseros.

Y si eso es lo que buscan los caseros y sus dueños (definición de casero, en décimo lugar de la 23ª edición de la RAE: persona que cuida de una casa y vive en ella, ausente el dueño), pues a ver si aprendemos a no darle con el gusto. Si lo que buscan es el desprestigio de las instituciones democráticas, y de la democracia en si, recuperemos las viejas propuestas del Partido Comunista Italiano (PCI), escogiendo el camino de la profundización democrática, entendiendo a esta iniciándose en la finalización de las desigualdades sociales. Lo demás es “peer en botija”, o dicho más finamente a modelo shakesperiano, como “Mucho ruido y pocas nueces”.

Hay que aprender mucho, desde la soberbia de lo que fuimos, pero desde la humildad de aceptar un nuevo tiempo… y saber echar todas las manos que sean posibles. Todo lo nuevo, que está apareciendo puede no saber tocar los mecanismos de hacer las cosas, pero si se le dejan y se dejan entre ellos un tiempo para aceptar que no son los primates de la nueva política, que hubo tiempos donde otros intentaron hacer también cosas nuevas, sin duda que entonces avanzaran y avanzaremos. Pero hay que empezar reconociendo que ya están poniendo en práctica nuevas formas de hacer las cosas. Lo cual es un punto de apoyo para no dejar que la indignación, caiga siempre para un lado, para el mismo lado. Indignación es el levantamiento reaccionario del 2 de mayo en Madrid…con música de fondo de Tchaickovsky, y en especial, “La danza de los bufones”. Indignación es la revolución de las Cortes de Cádiz, con el fondo de “con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaitanas…”. Con nuevas formas de hacer las cosas, las mismas cosas no tienen por qué tener las mismas consecuencias y resultados. Pero para ello tiene, tenemos que estar ahí toda la ciudadanía…pues sin ella serán demasiadas cuerdas para un violín…o demasiada carne para un garabato.

Zico y Paca, mis perros, no quieren por celos, que Lydia ponga la frase del día. Zico, dice que es el aniversario del asesinato de su camarada Rosa Luxemburgo, y que a él lo que más le gusta de su camarada es cuando decía que “le gustaban los hombres con contradicciones”. Paca salta al paso y dice “…y las mujeres…y si no pregúntaselo al señorito que anda como loco por una mujer con contradicciones.” Zico sale en mi defensa “es que eso tiene su punto, y es mu bonito» . Los quiero

Luis Carlos Rejón
Click para comentar

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea. La minoría que piensa y siente.

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)