La Sandunguería

El día que cumplí 25 volvió Martínez Ares

El día que cumplí 25 volvió Martínez Ares

Es quince de enero de dos mil dieciséis, ahí llegaron mis veinticinco. Y vuelve Martínez Ares.

Escribo, de hecho, momentos antes de que salga al falla, no sé qué traerá. Es como cuando dijeron que iban a estrenar la nueva película de Star Wars. ¿De qué irá?

No he querido escuchar nada de Carnaval hasta ahora, no sé bien por qué, serán los nervios, sólo me he puesto a los Carapapas, que van de Chatarra, y he visto que el mundo verdaderamente ha girado cuando por primera vez en mi vida he escuchado un pasodoble a favor de quién ostenta la Alcaldía gaditana. “un tipo que llegó cantando y con la camisa por fuera”. Imagínense, yo no he visto el Carnaval sin la Teo. Cuando salieron “Los borrachos” tenía recién un año, imposible recordar ese momento. Mi primera chirigota fue “Una chirigota con clase”, buenísima, luego entendí lo que decía el Yuyu con aquellos “Bordes del área”, la historia de un árbitro que en un partido en el Carranza, por motivos que no vienen al caso, acabó colocado. Creo que ese año la Teo cogió aquello por banda y, fíjense, hasta ahora.

Luego llegaron los “Yesterday”, pero no entendía bien de qué se quejaban aquellos tipos vestidos de hippies, recuerdo que mi padre sí y que lo celebraba. Y con diecisiete, “La banda del capitán veneno”, Juan Carlos Aragón en mayúscula, efectivamente, me envenenó. Estaba de exámenes, me parece que aquel segundo trimestre fue más corto de la cuenta, y en una final los capitanes veneno empezaron un pasodoble mandando al carajo los estudios por un amor romántico. Perdónenme, pero es que tenía diecisiete años recién cumplidos y también andaba descubriendo a Bécquer y Benedetti. Eran otros tiempos. “A clase de inglés fui solamente pa decirle you’re my love/ a religión no fui con ella entiéndanme/y de arte me echaban por culpa del amor./ Clases, otra vez, vi que Aristóteles decía la verdad/ que la República no sé ni cuando fue/ y que te quiero no es sintagma nominal” ¡Díganme que no!

Después entendí a Los Yesterday y para qué queremos más.

Y entonces llegó a mi vida Martínez Ares con sus “Piratas”, casi una década después. Y también escuché ese pasodoble sobre los jóvenes de “La revolución” (“Dicen que con una litrona emborrachan el presente/ que el humo de los canutos les dibuja otras quimeras”). Y entre que de vez en cuando de alguna clase nos íbamos para bebernos algún que otro brebaje, la letra de Aragón sobre los amores juveniles junto a las chavalas del instituto y dos o tres cosas más… Ya fue para siempre.

Y en 2010, Nachito me enseña a Bienvenido. Acabóse.

Hoy vuelve Martínez Ares. Es como repasar mi vida. “Yo vi volver a Martínez Ares” hubiera sido un buen título. “Yo vi volver a Martínez Ares el día de mi cumpleaños” sería mejor. Lo que sucede es que llega una amiga a las 10 de la noche. ¿Se acuerdan de aquello que decía Aragón en “Los parias”, ese pasodoble de “de todas las que vengo a verte”, en la que en un amor romántico a ella no le parecería mal que él dejase la comparsa? Pues eso. Que no hay nada perfecto.

Supongo que voy a recogerla porque al final soy sevillano. Esto a uno de Cádiz no se lo hacen.

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho

Latest posts by Fernan Camacho (see all)

Click para comentar