La Sandunguería

1.460 jornadas de reflexión

1.460 jornadas de reflexión

Cuando, hace cuatro años, el PP ganaba las elecciones sin hacer prácticamente nada, me propuse reflexionar sobre qué podía haber llevado a nadie a votar a algo que se presentaba oscuro y borroso.

El elemento fundamental de estos cuatro años ha sido el miedo. Por mandato divino, lo último que he hecho respecto a mis reflexiones ha sido leer Rebelión en la Granja, un canto de Orwell contra la represión estalinista. Hubo miedo entonces, hay miedo ahora. El miedo hace cuatro años fue la caída de la economía; hoy los partidos juegan a que todo da miedo, lo cual hace que no nos de miedo nada.

Me preocupa que la economía la dirijan a sus anchas tres o cuatro gatos, me preocupa que no se pueda emprender sin que tu papá tenga un amigo importante, me preocupa que los políticos hayan deformado sus mensajes de forma que parezca que hablan con niños a los que hay que explicarles por qué no se ve nunca la cara oculta de la luna.

1.460 jornadas, es decir, cuatro años, viendo cómo el mundo gira y gira. No sé si estamos mejor o peor, pero sé que estamos mal: Que trabajar y mantenerse por uno mismo, es decir, lo que debería resultar normal, resulta utópico; que decir lo que uno piensa saliéndose de lo establecido cuesta más caro que nunca; que las empresas chequean nuestros perfiles en las redes sociales por si fuéramos un virus; que dentro de poco en Alemania e Inglaterra van a preguntarse si en España vive alguien.

1.460 jornadas de reflexión en las que trabajar con el único sueldo de ir ganando espacio en el sector se ha convertido en un lujo, una oportunidad consagrada; en las que la Universidad púbica como institución sigue en descenso; en las que ha calado el mensaje de que el trabajo callado es el único que da derecho a protestar. Me recuerdo como sociedad a la falsa gratitud de Un mundo feliz (Huxley) y a las dos frases del caballo Boxeador en Rebelión en la granja: “El líder siempre tiene razón” y “trabajaré más duro”.

1.460 jornadas de reflexión para no repetir con un Gobierno que filtra la riqueza como quién llena copas de champagne en pirámide: Hasta que no rebose la más alta, la segunda no verá una gota. 1.460 jornadas de reflexión para escribir que este sistema de vida no me gusta, que hay que cambiarlo.

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho
Click para comentar

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)