La Sandunguería

PSOE y Podemos: Sentirse en medio.

PSOE y Podemos: Sentirse en medio.

A una semana de las elecciones, no me decido. Supongo que como yo una gran cantidad de gente se encuentra entre el desencanto del PSOE y el marxismo de Podemos, esa es la gran duda.

Pablo Iglesias reconoció en una entrevista a Jot Down que era marxista, lo cual no es ni bueno ni malo, no soy de aquellos que escucha un nombre y tilda una propuesta, es, simplemente, que no creo que el pensamiento Marxista sea aplicable de forma ortodoxa. Como casi todo aquel que se considera de izquierdas, veo en Marx la base de aquello en lo que hoy creo, lo valoro como raíz, pero discrepo de las otras ramas. Por ello, entiendo que si se declara marxista es porque su meta en la política es hacer marxismo, pero esa meta no es la mía. Al otro lado, el PSOE plantea un programa con el que, si quito las siglas, confluyo, pero es que esa cara, esa chaqueta, ese discurso manido, ese Felipe González otra vez en la campaña, el triste recuerdo…

El PSOE tiene un programa socialdemócrata de raíz, sobrio, incluso, con buen fundamento para quien crea en la socialdemocracia, como es mi caso. No obstante, meter otra vez esa papeleta en la urna me causa desasosiego. Es un sentimiento desagradable, una pérdida de fe. ¿Tendría, por tanto, que votar algo en lo que no creo? Las salidas de alguien de izquierdas se tornan en Podemos e Izquierda Unida, que es Podemos, pero a la antigua. Pablo Iglesias reconoce en Jot Down que para conseguir sus ideales tiene que ir poco a poco, y esto es una cuestión de estructuras: Para implantar un sistema socialdemócrata antes tienes que preparar un andamio, conseguir las herramientas, es un proceso a largo plazo. Para hacer un sistema marxista fuera del capitalismo también, pero multiplicado, con el triple de utensilios, y esas reformas que Podemos plantearía tendrían que ir dirigidas a susodicha reforma de la estructura, pero con un martillo más fuerte y dando más golpes, ¿Quién sabe si más efectivos?

¿Merece la pena votar por desencanto a alguien con quien, en el fondo, no estoy de acuerdo? ¿Se merece el PSOE la última oportunidad o ya se la di en 2011? ¿Me bajaría los pantalones a mí mismo y haría lo que me prometí no volver a hacer? Es, claramente, un problema de confianza, un no sentirse cómodo. La sensación de que lo van a volver a hacer, de que me van a volver a traicionar, de que me dirán una cosa y mientras tanto votarán a favor de otra que la contradiga. Poniendo el mismo ejemplo que han puesto ellos con su eslogan “corta con la derecha”: ¿Ustedes saldrían con alguien que les ha engañado? Claro, le dieron cosas irreprochablemente buenas, pero, ¿Compensan? ¡Ah, qué sé yo! ¡El programa es socialdemócrata, maldita sea!

Y el candidato me parece que está hecho en serie, y el discurso creo que está programado, y el debate no le salió bien… Pero, Podemos, aunque atrayente, sé bien que no es la ideología que concibo como mía y, si se reconoce marxista, concedámosle el don de la sinceridad, al final, acabará haciendo cosas marxistas… Y tampoco estaré de acuerdo con eso.

Son tres, IU, Podemos y PSOE. Bécquer en su rima XI diría que hay una morena, el símbolo de la pasión (claramente Podemos), que otra tiene las trenzas de oro y que de ternura guarda un tesoro (obviamente, Izquierda Unida) y, finalmente, otra que susurra “yo soy un sueño, un imposible/ vano fantasma de niebla y luz/ soy incorpórea, soy intangible/ no puedo amarte.” Pero, a diferencia del poeta, a mi me faltan ganas para decirle al PSOE: “¡Oh, ven, ven tú!”.

Me faltan ganas para votar al PSOE, me sobra raciocinio para saber que no quiero votar a Podemos. Me causa la misma desidia votar al PSOE que votar a alguien por no votar al PSOE, como método para curarme la rabia. Apelando a una canción de Andrés Calamaro: Sé, como ven, qué es lo que no quiero. Pero sí sé qué es lo que quiero es porque no lo puedo votar.

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho
Click para comentar

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)


Ibn Cano Carlos Cano por El Niño de las Pinturas


Nueva edición impresa de secretOlivo
DISPONIBLE EN PREVENTA
👉MÁS INFORMACIÓN