Las crónicas de Zico y Paca

La graduación programática de la política

La graduación programática de la política

Albert Rivera y Pablo Iglesias

Albert Rivera y Pablo Iglesias

Las batallas electorales se ganan en el centro. De acuerdo. Aunque para ser más rigurosos, habría que introducir, el matiz de que ese principio vale para periodos de bonanza económica, política y social. En caso contrario, se suelen ganar en los extremos fuertes. Ejemplos históricos haberlos, haylos. No sé cuál va a ser la percepción ciudadana, de cómo nos van las cosas en las Españas, para las elecciones del 20D. Lógicamente, el actual gobierno del PP, sus previsibles aliados, sus voceros (públicos y privados), harán de las Españas van bien, su clavo ardiendo del argumentario electoral. ¿Cuánto cuele, cuánto traguen, cuánto lo compren? Va a estar en una dependencia emocional, más que real. Pero, casi en ningún caso, será percibido como dramático, aunque lo sea. Para eso, utilizarán la música navideña.

Esa, entre aparente y real, lucha por el centro, se está convirtiendo en el monotema de los analistas políticos, en esta precampaña, así como por una IU, con el síndrome de despechada, que pretende obtener dividendos situándose como la única referencia de izquierda. Ayer leí un retweeteado de Felipe Alcaráz, sobre el debate enlatao de Rivera versus (es un decir) Iglesias: “Uno que no reconoce que es de derechas y otro que no disimula que no es de izquierdas”. Alcaraz, en estado puro. Un político que bajaba lo complejo a concreto, a diferencia de Anguita, que pasaba lo concreto a complejo. Ello me llevó a intentar acomplejar aquella frase.

No voy a entrar en la bizantinesca discusión ¿de qué es derecha?, ¿qué es izquierda?, ni en el debate de los limites y sus integrantes (este último lo tengo mucho más claro, el PSOE no es de izquierdas, se vista como se vista). Pero si me gustaría aclararme sobre la calificación de unos programas u otros, en función de la percepción de su graduación (no alcohólica), y en la inmediatez de su propuesta de cumplimiento, en razón de las correlaciones de fuerzas políticas y de la situación del territorio sobre el que se pretende actuar e intervenir. Por supuesto, que considero a Podemos de izquierda (les guste o no) e igualmente a IU (con sus grandezas y sus miserias metidas en la mochila de la que me siento parte). Independientemente de a quién apuntarle la puñetera culpa de nuestra cultura judeo-cristiana del no acuerdo entrambas, decir que en líneas generales, IU ha defendido, planteado y luchado desde el programa de máximos de Podemos. Y Podemos defiende, plantea y lucha con mas frescura la versión pa mañana o pasao mañana del programa de máximos de IU. Cuestión de tiempo.

En el capítulo VI de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Caroll, se produce un dialogo entre Alicia y el gato…

ALICIA: Minino, minino. ¿podrías decirme por favor, por qué camino debo seguir?
GATO: Eso depende en gran parte del sitio a donde quieras ir…
ALICIA: No me importa mucho donde sea…
GATO: Entonces no tiene importancia el camino que sigas.

Es por ello, que he escrito, ahí arriba, que es cuestión de tiempo. En política, en la vida, hay que saber a dónde se quiere ir, y en ese sentido que camino hay que seguir. Cierto que será necesaria humildad y debate, mucho debate. Por eso, no sé qué coño pintan los rearmes identitarios de IU, las descalificaciones a Podemos, los reproches, los montajes… llegando días, a ser más numerosos, estos que la munición que gastan sobre PP-PSOE-Cs. Podemos necesita discutir el programa máximo con IU, e IU debe aceptar unos caminos más posibles con Podemos.

Cuando en 1984, se creaba Convocatoria por Andalucía, entre otras cosas, debido a la necesidad de poner al día, unas buenas propuestas pero escasas de numero y de gradación. Nuestros cuadros políticos y públicos no pasaban del “OTAN no”, “Bases fuera” y “Reforma agraria, ya” (dicho desde el respeto). La ciudadanía, organizada en áreas de elaboración colectiva, (precedente de los círculos), dotó a IU-CA de un magnífico cuerpo programático, con tiempos y procesos. Ya no éramos la fuerza del NO, ya pasamos a ser “porque hay que hacerlo de esta manera, no estamos de acuerdo”.

Sirva un ejemplo de graduación. El otro día Podemos publica un artículo en El Mundo, firmado por Sergio Pascual (Responsable de Organización) donde fijan su modelo territorial, respaldando la propuesta de la Asamblea por Andalucía. En el cuarto punto de ese apresurado resumen, aparece un fuerte “No federar”. No es difícil entender, que lo que plantean es no hacer un maquillaje constitucional con un barniz de federalismo. De acuerdo. El actual Título VIII, de la Constitución vigente, organiza un estado de las autonomías, con una tentación centrifuga, con lo cual, acierta quien afirma que de “aquí a unos años todas las autonomías se encontrarán en la misma posición que Cataluña”. Eso ya es antiguo, ante la sordera de los y las ilustres.

Primero habrá que aclararse sobre qué modelo federal. Hay tantos modelos, como variedades de aceitunas en las Subbéticas. Por lo que el concepto federalismo, se ha convertido en un palabro vacío, eso que los lingüistas llaman desemantización (A. Meillet) o desgaste de la precisión de un concepto por un uso o abuso de él, sin concreción aclaratoria. Y políticamente hablando, en virtud de la correlación de fuerzas políticas y cívicas, medir qué proceso federalizante cabe en una reforma constitucional que nos aleje del abismo. Ahí está la diferencia entre programa de máximos y el programa del día después. Bendito matiz….

Zico y Paca, mis perros, andan discutiendo sobre la tipología y consistencia de la tortilla de espinacas. Paca dice que a ella le gustan las tortillas de espinacas, sin huevos. Zico se remonta a Robespierre, Stalin, Perón, un Federico, Guillermo y hasta el mismo Lacan para decir que “no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos”. Lydia se arremanga y les dice que “con el permiso de esos señores, ella hace unas tortillas de espinacas jugosas, con los huevos necesarios”. Quiero a las tres.

Luis Carlos Rejón

Profesor de Historia, escribe de actualidad política en las Crónicas de Zico y Paca
Luis Carlos Rejón
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)