La Sandunguería

La semana de las declaraciones

La semana de las declaraciones

Todo lo empezó Trueba, diciendo que no se sentía español. Acabóse. ¡Que renuncie al premio! -se escuchaba en el graderío. En realidad, Trueba estaba rechazando cualquier tipo de nacionalismo, pero para ver eso hay que ver el discurso entero. También dijo que ojalá la Guerra de la Independencia la hubieran ganado los franceses. Luego, el Ministro de Educación,  Cultura y Deporte tiró por la parte del Ministerio que más le gusta a este Gobierno y dijo castizamete: «pues yo me sentí muy orgulloso cuando Gasol le hizo aquel mate a Francia»… El cineasta hablaba de los tipos que nos trajeron un Código Civil que, doscientos años después, sigue prácticamente intacto, el Ministro lo comparaba con el baloncesto.

Se habla de subvenciones, se habla de sueldos, se habla de renuncias al Premio… No se habla de la catástrofe patriótica del Ministro, ni de por qué, de una manera u otra, seguimos gritando «vivan las cadenas». Ahí está el descendiente de Fernando VII saludando a sus bravos deportistas en representación de todos los españoles.

Lo de los premios, desde luego, da para otro artículo. Como las pocas ayudas que tiene el deporte, a pesar de la afición de nuestros Gobernantes.

Luego llegó Rajoy y dijo que los catalanes estarían fuera de Europa. Alsina le recordó el artículo 11. 2 de la Constitución y el 17 del Código Civil. Y me resulta curioso no ya porque Rajoy sea Presidente del Gobierno, que también, sino porque el tipo es registrador de la propiedad, lo cual exige saberse el Código Civil como la palma de la mano. Es absurdo. Quizás por eso, cuentan por algunos blogs, Rajoy saldrá en los Simpsons, donde será retratado como una persona de poca inteligencia y abundante corrupción.

Hablando de presidentes, llegó González y dijo que Maduro es peor que Pinochet. ¡Olé! Y luego llegó una legión de comunistas que decían, con razón, que aquello era bárbaro. Y se sumaron otras muchas gentes, y la bola crecía. Total, al final de toda esta circunstancia, ¡Maduro era un santo varón! Desde luego que Pinochet fue un sádico, un despojo humano, pero, ojo, que de Maduro lo más sensato es, como mínimo, dudar.

No obstante, ¿Qué información nos llega de Venezuela? Por un lado la de un Gobierno en disputa con la verdad, por otro lado, la de unos medios de comunicación muy influenciados por la mentira. Y entre tanto, ¿Cómo hablar?

La duda sobre todo lo que puedan decir es, a estas alturas, la única cosa de la que podemos estar seguros, de eso, y de que, como dice el Presidente: «Un plato es un plato». Bravo.

Fernan Camacho
Últimas entradas de Fernan Camacho (ver todo)
1 Comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea. La minoría que piensa y siente.

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)