Las crónicas de Zico y Paca

¿Podremos poder?

podemos poder tsipras

¿Podremos poder?

podemos poder tsipras

Tsipras en la Asamblea de Podemos

“Ser o no ser. ¿Qué es más levantado para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna, o tomar las armas contra un piélago de calamidades, y haciéndole frente acabar con ellas? Morir, dormir, nada más, y, con un sueño, decir que acabamos el sufrimiento del corazón y los mil golpes naturales que son herencia de la carne”. Acto tercero. Escena primera. HAMLET de William Shakespeare.

El otro día, dicen que ha decio la lideresa y portavoz parlamentaria de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, que “tiene miedo de que a nosotros nos tiemblen las piernas como a Tsipras”. Bueno, eso es lo que ha dicho. En seguida han salido, en oleada sostenida dos mareajes con marejadas incluidas, uno diciendo que Tsipras es un traidor y un vendido e Iglesias diciendo que “a los héroes también le tiemblan las piernas”. Pos ni lo uno ni lo otro. Vamos que no. Ni traidor ni héroe. En la vida y en la política vivida, es normal, si eres medianamente responsable, que te tiemblen las piernas antes de tomar una decisión dura, fuerte, contracorriente… Lo traidor es, si tomas la decisión en razón del temblor de piernas y lo heroico es tomarlo, si se toma, en razón de un proyecto político y de un programa, teniendo en cuenta el tembleque (la intuición vale en política también), pero sin hacerle caso. De ahí, mis respeto a las capitanas y capitanes de IULV-CA de junio del 94.

El problema de Tsipras (si puede llamarse problema) es que una salida a la brava del euro, no le cabía en su proyecto político de modelo europeísta (realmente existente), y por ende no lo llevaba articulado en su programa. No era ni traidor, ni héroe…era lo que era…y no se puede estar (salvo cinismo), en misa y repicando. El problema deviene de la confusión del eurocomunismo con un punto equidistante entre la socialdemocracia y los partidos comunistas de corte clásico. Eso es lo mismo que un pensamiento débil y una postura vaga y desdibujada.

Hace unas semanas, Zico y Paca, mis perros escribieron en estas páginas: “Los antiguos golpes de estado en Grecia y en Chile, nos obligó a la izquierda, a los comunistas a repensar las estrategias y tácticas, y así llegamos al Eurocomunismo. Zico y yo lo seguimos siendo a la manera de Berlinguer. El fracaso de una vía eurocomunista en la Grecia actual, nos debe obligar a repensar más en la política y en los problemas de la gente…”. Lucidos, como siempre, hicieron de contrapunto, a Varoufakis (personaje con el coincido en líneas generales), cuando dijo que “lo que hay con Grecia tiene un nombre, terrorismo”. Vamos a ver, por dios, contra quién creían que estaban luchando? … ¿contra Mary Poppins? ¿Quién pensaba que la OTAN iba a permitir que Tsipras convirtiera a Grecia en la Crimea del Mediterráneo con sus parecidas formas a racimos preñados de uvas? ¿Con quién creían que estaban luchando? ¿Con Gila? Por dios, ¿Dónde le enseñan geopolítica? Empecemos.

El eurocomunismo no nace, como repiten los meapilas izquierdistas del rechazo a la política soviética y a la URSS (no es bueno confundir las causas con las consecuencias). Nace de la tomadura de nota, de que después de Teherán, Postdam, Yalta y Casablanca, las potencias occidentales, encabezadas por Estados Unidos de América no iban a aceptar veleidades revolucionarias en los países dentro de sus áreas de influencia (sirvan como ejemplo los golpes de Grecia y Chile, así como el asesinato de Aldo Moro). Así que nos vestimos de lagarteranas, dejamos en el camino la dictadura del proletariado, otras concreciones leninistas e inventamos “la vía democrática al socialismo”, sin haber definido claramente democracia, el socialismo y la vía. Queríamos alcanzar el poder para transformar la realidad que no nos gustaba.

Empezábamos a ganar elecciones y cuando llegábamos a las instituciones abríamos los armarios del poder, para transformarlo, y descubríamos que estaban vacios, ahí no estaba el poder, a lo sumo el gobierno correspondiente.

Quiero dejar claro, que aunque opine que el fin justifica los medios, he aprendido que los medios condicionan, contaminan y devalúan los posibles y hermosos fines, y desgraciadamente terminan adulterándolos. Por eso Zico y yo, nos hicimos eurocomunistas, más de la manera italiana, mas intelectual que de la española, mas oportunista.

Por eso, debemos exprimir hasta lo casi imposible las posibilidades reales y sacarle todo el juego al terreno de lo antedicho. Con dos limites. Por un lado la socialdemocracia, y por el otro esos tanques golpistas a los que hace mención Varoufakis, en “para que enviarnos tanques, tropas… si se puede enviar a la troika cada semana?”.

Y es en ese terreno donde entra el proyecto político y el programa, no solo para negociar (que también), si no para saber adónde quieres ir y para cumplirlo tal cual. Saber cuál es tu concepto e idea de profundización democrática, y hasta donde quieres (y puedes) llevarlo, y en darle salida en la vía y maneras hacia el socialismo a los problemas de la ciudadanía. Si quieres bien y si no también. Sin pragmatismos, ni derrotismos pesimistas. Y por supuesto, sin levantar esperanzas, promesas y salidas que luego no se cumplan. Ese ha sido el error de Tsipras y de Syriza. Recuerdo a un compañero de Almería, en una reunión parlamentaria tras una torpe dirección mia, “¿Cómo te has dejado llevar a un callejón sin salida, el mejor dotado de los conductores suicidas?”.

El trabajo es duro e ingrato… ¿pero quién nos dijo que fuera grato? ¿Podremos poder? Podemos poder si…

Zico y Paca, mis perros, andan en discusiones filosóficas sobre Lydia. Debaten si Lydia es guay por esencia o por coyuntura. Yo quiero intervenir kantianamente, pero Paca me manda callar. “Tus opiniones no nos interesan, tú estás como loco en este tema”. Zico prosigue, con su “Ozú ha vuelto de nuevo la caló…y ontavía no es el veranillo del membrillo”. Lydia quiere intervenir para puntualizar el tema, pero Paca se saca un pagaré y lo muestra. Osease la Merkel. Los quiero.

Luis Carlos Rejón
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea. La minoría que piensa y siente.

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)