Opinión y Pensamiento

Yo también estuve en Las Turquillas

Yo también estuve en Las Turquillas. Foto: SAT

Yo también estuve en Las Turquillas

Yo también estuve en Las Turquillas. Foto: SAT

Yo también estuve en Las Turquillas. Foto: SAT

La estúpida crueldad de unos necios ha convertido a un sindicato, el SAT, antes SOC, y a un dirigente, Diego Cañamero, en unas víctimas siempre propicias de una ciega e injusta represión.

Un sindicato que desde su origen hace apología de la no violencia, se ve condenado una y otra vez por acciones pacíficas.

La represión desproporcionada, el ensañamiento del Poder con los más débiles ha conseguido el efecto contrario del que pretendían. Si intentaban acallar, han conseguido  amplificar las acciones. Si intentaban reprimir han conseguido multiplicar las muestras de solidaridad.

Hace unos días Cañamero anunciaba que dejaba la secretaría general del SAT y que se volvía a trabajar al campo. En los nuevos tiempos que se viven en la vida pública, el no aferrarse a ningún cargo, el no buscar puertas rotatorias, debe de ser la premisa fundamental de los dirigentes públicos.

Sucesor de Gonzalo, Casero y Diamantino, Diego Cañamero ya es historia viva del sindicalismo andaluz.

Antonio Sánchez Morillo

Periodista. Miembro de la Asamblea de Andalucía. Soy nacionalista andaluz, el único nacionalismo que permite ser libertario. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio
Antonio Sánchez Morillo

Latest posts by Antonio Sánchez Morillo (see all)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)