Las crónicas de Zico y Paca

Nadie va a salir ileso

kichi alcalde policia

No sé si el salmorejo me dio una mala siesta con pesadillas (salmorejo, salmorejo…el agua cerca y la cama lejos), o que mi personal máquina del tiempo me ha vuelto a jugar una mala pasada, instalándome en un día de la marmota repetitivo de aquel ensoñador 15M. No sé. Pero lo cierto, es que cuando vi en las redes sociales (esas redes sociales a las que Umberto Eco hace responsables de propiciar una invasión de imbéciles) al señor alcalde de Cádiz (pronúnciese Cai pues da más mundología), don José María González (añádase el mote de Kichi, pues te jace más campechano), vestido con camisa blancuzca de manga corta de rayas cruzadas (modelo mercaíllo) y aparentes o parecidos pantalones vaqueros, con mochila oscura a la espalda, hablándole, con unos papeles doblaos en la mano, a un miembro de la Policía Nacional, con gorra, que le jace menos caso que a Jacinto en la boa, que era el novio y lo espacharon… mientras el resto de los policías o Cuerpos Represivos del Estado (con cascos de viseras), recogían a un presunto concejal por sus extremidades, pa’ ponerlo en otro sitio que no molestara, me sentí traspuesto a la Puerta del Sol del 2011, hace ya cuatro años…

Y entonces, ante una percepción percibida de pérdida de tiempo, cabreándome progresivamente, me atreví a preguntarle al viento… ¿pero aquí qué coño pasa? ¿es que aquí nadie ha aprendió ná?. Y el Zico, mi perro eurocomunista, con cara de senador romano, me respondió, “es que acaso alguna vez te ha respondio el viento, oh noble Catilina?”. A la vista del posible curso de la disputa, opté por desviar la atención hacia la Galia. Y escogí una frase de Julio Cesar Anguita en el Senado, llevada en mi defensa: “Es esa imagen del parlamentario Luis Carlos Rejón agarrado y sujeto por otros diputados recibiendo en la calle el chorro de agua de la policía mientras Anguita estaba en la Cámara defendiendo con la palabra la lucha de sus compañeros diputados en la calle”. Lo que no dice Julio (que se observa en la foto de los periódicos), es que el chorro de agua sucia de las Fuerzas Represivas del Estado del PSOE, me apuntaba y echaba a perder un traje de Giorgio Armani, regalo de mi madre (que pa’ eso están las madres) y que me puse para aquella ocasión, porque uno era de la casta casta y a mucha honra. Ese día aprendí que ante el poder, nunca se puede dar imagen y síntomas de impotencia. Si los das, te lo tragas tós en fila india. Y el poder, mostrará y usará esa imagen de impotencia, como expresión, ante la ciudadanía, de que se equivocaron al votarte, y que en realidad no sirves pa ná. Ante los gestos y hechos del poderío del poder, quedaos bien plantaos en medio del ruedo y de frente o perfil. Que gestos y hechos vendrán y de tos los colores. O es que doña Carmena, doña Ada, el Kichi (con todos mis respetos) y otros más, ¿esperaban los cien días de rigor en el gobierno, y de respeto por parte del PP y del PSOE? Ahí están los dosieres del comando Rubalcaba y de Fernandez Díaz encima de la mesa. Y lo que quea.

Ahí están, el tocacojones de los millones de judíos en el cenicero y otras estupideces sangrantes, o la de los rosarios y los ovarios (esta al menos tiene gracia y rima)…pero la palma se la lleva el de quemar las iglesias como en el 36. Además de regalar munición a los sectores derechosos de este país, molesta a cualquiera persona normal. Primero porque es una solemne gilipoyez, segundo porque no quemaron todas las que luego le apuntaron, y tercero, porque a la vuelta de la democracia, los herederos de los rojos del 36, se pusieron a presidir procesiones y a restaurar las iglesias presuntamente quemadas por las denominadas hordas. Un dineral. Hace años, un genio de IU de Lucena, ante el nombramiento de la virgen de la Sierra como lucentina mayor, escribió que si “Lucentina, puta y fina, a la virgen la habían nombrado puta mayor”. Me cagué en su puta madre. Apeló a la libertad de expresión. Le respondí que él tenía libertad de expresión, pero que la ciudadanía tenía libertad de voto. Lucena hasta hace poco fue un erial para IU. Mal comienzo para el señor Iglesias… de cara a ganar en las generales. Al tiempo.

Porque a la hora de hurgar en la herida, los del PSOE del sur, son especialistas. Y como que les importa un bledo, si la rueda de prensa es del partido o de la juntadeandalucia (¿o no son la misma cosa?), su portavoz institucional salió por bulerías, y los definió como “gestos que quedan muy bien en las imágenes de las televisiones y en las fotos de los periódicos, pero luego no tienen ningún resultado efectivo sobre la vida de las personas”. Siempre he defendido los acuerdos necesarios para poder controlar al Ejecutivo desde las Presidencias y mesas parlamentarias. (Espero que ya sus habréis enterado pa’ que sirve el control de la mesa del Parlamento de Andalucía). Siempre he defendido ese control, pero permitidme que os vea bastante desdibujados poniendo al PSOE de Presidentes de Extremadura, Castilla-La Mancha, País Valenciano, Aragón y lo que salga…por mucho que vuestro Saulo (Pablo) se haya caído del caballo desde el que oteaba y distinguía a las castas.

Al final nadie va a salir ileso. Políticamente hablando se supone. A personajes entrañables, como el actual Alcalde de Cádiz, reconocerle el intento. Si hubiera estado empadronao en Cai, como mis antepasados, los Gieb, hubiera votado al Kichi como alcalde. Le deseo la suerte, que le va a faltar. Salud.

Zico y Paca, mis perros, como los de Pavlov, oyen Cai y se van a por la Constitución de 12 (a mi me saliva la boca pensando en ostiones). Lydia, se recoge bien el peplo en su cintura, y lee el artº 13 de la Pepa: “El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”. Los quiero.

Luis Carlos Rejón

Profesor de Historia, escribe de actualidad política en las Crónicas de Zico y Paca
Luis Carlos Rejón
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.