La Sandunguería

Lázaro

Lázaro

El mundo a través del palo selfi, podamos o no podamos y con las piernas por delante en el caso de una playa. Web de viajes para viajar sin salir de tu casa. E-books para no pasar las páginas. Peinados de diseño. Diseños de sofás incómodos que van bien con las persianas. Televisiones en tantas d’s como dimensiones no confirmen los físicos. Trajes que no van a juego con la corbata mal anudada al corazón. Hielos de ron en el agua. Refrescos marca telecinco poniendo a parir a diario a cualquiera que muerda el anzuelo. Monedas por antonomasia.

Si la moneda es única, la pobreza es común, o eso parece. Paga por trabajar que así ganas experiencia. Denuncia que no va con tu sombrero lo que piense cualquiera que lea más que tú. Asume que Dios hay uno y vive tras el twitter. Pórtate bien y repite. Y repite. Y repite.

No juegues a ser adolescente sin condones de melaza que aprieten tus gustos y resuman tu afición al que sea más trendy. No aspires al concierto de la vida con tu propio afinador. No dejes pasar un minuto sin que sea recordado por ser como los demás.

Mastúrbale a la oferta y la demanda la idea de complacerte con algo innecesario. Reina sobre todas las cosas sin llevar una corona que no puedas compartir. Ponte guapa en esta foto, que saldrás en el diario de la raya itinerante de la falta de actitud y tira tu autoestima a la basura y si todavía lo dudas no te maquillaste bien.

Mira el porno, que seguro que has pensado que las chicas son así. No has caído en que hay cosas que no se operan, tampoco es tan importante, pero fijo que has pensado que la talla no darás. Depila tu cerebro con hormonas crece-biceps. Dice el anuncio: Invierte todo en champús-anti-caídas que ese libro al fin y al cabo no te dará de comer. Tenemos un lugar en la cadena para gente como tú, consiste en asentarse en este sitio y que doce pechos grandes se peleen por tu glamour.

Y llega el tipo a la clase en secundaria. Y mira el percal desde el estrado e intentado hacerse caso lanza un rezo a esos chavales: Lázaro, levántate y anda. Salte de ese juego, curiosea y engánchate a los héroes de los cómics. ¡Lázaro, levántate y anda!

Fernan Camacho

Soy un tipo normal que un día juntó dos palabras y alguien, no recuerdo quién, me dijo que el puzzle no estaba mal. Después descubrí que las noches que no escribo suelo nacer muerto al día siguiente.
Fernan Camacho
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)