Las crónicas de Zico y Paca

Los incendios de la pobreza

its the economy stupid bill clinton

Juro por lo que sea y por quién sea, que cuando he escribido este titular, que está colocado allí arriba, no estaba pensando en la pobreza (en todos sus sentidos) del Estado Español o de nuestra tierra de mariasantisima, denominada Andalucía. Palabrita del niñojesús que no soy un amargao mal pensado. Que yo reconozco que hay brotes verdes, porque cuando salgo con Zico y Paca al campo, para que hagan sus necesidades, hay yerba verde. Que yo sé que ha bajao el paro, porque la gente ha ido a la aceituna, a la naranja y a poner cafeles. Y eso de la jambre, sá mejorao, porque yo no veo gente muriéndose en la calle, como nos contaban en mi casa, de antaño. O sea que no y que no…

Evidentemente, tampoco me refiero, a los desgraciadamente fallecidos por incendios de braseros o similares durante el año pasado, pues si entenián dineros para brasero eléctrico y electricidad es que no eran probes. Tampoco iba por ellos/as. El título se refiere a allendes las fronteras patrias. Y más concretamente a Grecia. O para ser más exacto a las amenazas, nada veladas, que la ciudadanía griega está recibiendo de una pandilla de malhechores (los o las que hacen las cosas mal hechas), desde el Fondo Monetario (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) a doña Ángela Merkel entre otros. Aunque, con todos los matices que se quiera, fue Atenas la cuna de la Democracia, el gobierno del pueblo. Y manda cojones, que ahora estén siendo chantajeados en la expresión de sus derechos para la cita en las urnas de la cuesta de enero…

Desde que el candidato Bill Clinton, según dicen los cronistas, colocó en la puerta de su bus electoral, una leyenda recordatorio, de cara a sus intervenciones, con una vieja leyenda de raíces marxista: “es la economía, estúpido”, como que todos los plumillas y teóricos de la pluma, le han, hemos sacado punta, a la susodicha frase, en todas las variantes posibles. Marx, ya advirtió que la infraestructura económica, determinaba (no dominaba), la estructura política y la superestructura cultural, en sentido amplio: “es la economía, estúpidos”.

Creo que no nos hemos caído de un guindo. Que la economía política condiciona a la política económica, está ahí, al cabo de la calle. Que la economía mata de hambre, mata de sed, mata en los tajos, mata en las guerras… es hecho ya sabido. ¿Por qué entonces nos rasgamos las vestiduras por las amenazas groseras de determinadas instituciones internacionales en caso de que la ciudadanía griega se atreva a votar a organizaciones de izquierda? Marx y Engels, escribían en El Manifiesto Comunista, que “(la burguesía)…sustituyó, para decirlo de una vez, un régimen de explotación, velado por los cendales de las ilusiones políticas y religiosas, por un régimen franco, descarado, directo, escueto, de explotación”. ¿Qué hay en sus amenazas que no sea franco, descarado, directo…? ¿De qué nos extrañamos?

Continúan Marx y Engels, “Hoy, el Poder público viene a ser, pura y simplemente, el Consejo de administración que rige los intereses colectivos de la clase burguesa”. ¿Nos extraña lo que están haciendo (por ahora), como elementos propagandísticos (y toda propaganda es presión) de sus intereses económicos? Siento vergüenza y pena por el infantilismo de la mayoría de los análisis políticos que desde la izquierda española se hacen en plan llorón. ¿Cuándo van a madurar en el análisis y en la respuesta? A ellos (FMI, BCE, Troica o lo que sea), como que les importa un pito que gane Syriza, Tsipras o Sissí emperatriz que iba de progre, siempre y cuando el Poder público dimanante de las elecciones griegas le sirvan de la forma que sea, trasmutando el agua en vino o el vino en agua, de buen Consejo de administración de sus intereses.

No obstante, si hay dos o tres cosas que en el camino, los amenazados, debieran ir concienciando, allanando y aclarando en su andar. Man que sea a pequeños pasos o pasitos, no vaya a ser que al final se vean desbordados por los incendios de la pobreza. Que llegar, llegan. En primer lugar el FMI, se financia en su mayor parte, a través de las cuotas que aportan los países miembros, cuotas fijadas en función de la capacidad económica de cada país. Las últimas cuotas se fijaron en el año 2010 y deben ser revisadas como mínimo en un plazo de cinco años. Ergo, el dinero del FMI (y el del BCE) se aporta por la ciudadanía amenazable y amenazada, por los detentadores de las decisiones de estos organismos. Y en el caso del FMI, las cuotas se pueden revisar en el presente año 2015.

En segundo lugar, desde las ciudades-estado de Platón o de Aristóteles, se debiera demandar que las personalidades detentadoras de la capacidad decisoria de estos organismos, aunque sirvieran a los intereses del capital (ya me guardaría yo de asaltar Palacios de Invierno, Versalles o el Eliseo por poner por caso, con lo bonitos que están…), guardaran la Ética y la Estética de aquellos pensadores griegos. Hombre, digo yo que no se te debe amenazar, desde instituciones que han sido presididas por chuloputas como el Dominique Strauss-Kahn, o vividores listillos con negras tarjetas, y largos procesos pendientes como Rato, o chicas a lo garçón, que entran y salen de los juzgados como si estuvieran en Tiffany… No es por nada, es que te jode una jartá.

Y por ultimo (por ahora), recordar que revisar, negociar la deuda en quitas y plazos, con eliminación de la parte fraudulenta, no es lo mismo que no pagarla. Recuerde Alemania, los compromisos de los Acuerdos de Londres de 1953, cuando debían… Entre los argumentos planteados en las negociaciones estaba el peligro de los incendios de la pobreza.

Zico y Paca, mis perros, andan mascullando entre dientes. Paca, se ha abrazado a su caja de zapatos donde guarda sus leuritos que le dan de propina los turistas y dice que la Merkel y la pagafantas francesa de la Cristina Lagarta, no le quitan sus ahorros. Zico se ha ido a recuperar de mi colección los billetes de mil pesetas, por si nos salimos, o nos echan del leuro. Yo me he puesto a almacenar los extintores de fuegos.

Luis Carlos Rejón

Profesor de Historia, escribe de actualidad política en las Crónicas de Zico y Paca
Luis Carlos Rejón
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)


Ibn Cano Carlos Cano por El Niño de las Pinturas


Nueva edición impresa de secretOlivo
DISPONIBLE EN PREVENTA
👉MÁS INFORMACIÓN