Arte

Vivan las cadenas

vivan las cadenas

En 1823 se restableció el absolutismo en España y la vuelta de Fernando VII, un tipo feo, víctima de la endogamia borbónica, ignorante, putero, ladrón y déspota, responsable, entre otras, de la ejecución de Mariana Pineda o cuanto liberal se le pusiera a tiro.

Cuentan que en Sevilla, a su llegada, fueron varios a recibirle y al no poder avanzar la calesa que lo llevaba varios personajes sustituyeron a los caballos llevándolo a la ciudad al grito de ¡Vivan las cadenas!

Patético. Un enjambre de catetos reaccionarios, dóciles y orgullosos admiradores de un rey felón, sin duda, el peor Borbón de la historia.

Dentro del primer elepé de Carlos Cano, titulado ‘A duras penas’, aparece un cuadro titulado como aquella bochornosa frase. Vivan las cadenas es obra de Francisco Cortijo (1936-1996), un pintor sevillano heterodoxo, también grabador caricaturesco y ceramista, formado en la Escuela de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, que renovó la pintura abstracta y fue uno de los más dignos representantes del realismo social.

En las más de veinte exposiciones que realizó mostró siempre su visión revolucionaria y rupturista de las vanguardias. Cortijo aborda la injusticia social como situaciones históricas que afectan al individuo. Las máscaras, los disfraces y el universo carnavalesco ejemplifican un aspecto más de la crisis espiritual contemporánea, propensa al disparate, lo grotesco y la caricatura.

Vivan las cadenas fue pintado en 1974, (óleo sobre madera)

Tono Cano
Últimas entradas de Tono Cano (ver todo)
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista independiente de Cultura Andaluza contemporánea.

Hemeroteca

secretOlivo.com se edita bajo licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)