Psicoinspiraciones

¿Estás amargado?

¿Estás amargado/a o insatisfecho/a? Una mirada introspectiva.

“Lo que un hombre/mujer piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica, su destino”.
Henry D. Thoreau

Nuestro lenguaje interno está repleto de pensamientos automáticos que valoran nuestra realidad y a nosotros mismos, pero cuando muchos de esos pensamientos valorativos son excesivamente autocríticos, distorsionados y aparacen de forma frecuente, con intensidad hemos de hacer un parón y analizarlos.

Pensamientos tipo: soy un inútil, me siento culpable si no cedo, ¿y si me rechazan?, ¿y si no soy capaz?, debo de cuidar de todos, tengo que hacerlo siempre muy bien, todo me sale mal, soy idiota, soy un fracasado, es horrible que no les guste, necesito que me quieran, no soporto que me desaprueben, la gente debería quererme, necesito gustar…, son algunos ejemplos de los pensamientos críticos y distorsionados que padecen las personas con una autoestima inadecuada. No se trata de sobreestimarse sino de conocernos, valorarnos en función de lo que realmente somos y modificar lo que nos obstaculiza, de evolucionar constantemente.

La autoestima es la gran olvidada hoy en nuestras vidas y sin embargo es la sine qua non de nuestra salud emocional y bienestar general, ya que la vida puede resultar insatisfactoria si no concienciamos nuestra identidad, ya sea para afirmar parte de nosotros o para modificar lo que no nos gusta. En definitiva tenemos la capacidad de definir quién somos y luego decidir si nos gustamos o no, pero para ello hemos de tener una conciencia sobre nosotros mismos, y no emplear mecanismos de evitación, que tarde o temprano conllevan a trastornos emocionales; ansiedad, depresión, timidez patológica, ira, estrés, etc…

Los factores que determinan nuestra autoestima están relacionados con el modelo de crianza de nuestros padres, educadores, sociedad,… Las ideas y creencias que se nos han transmitido, las cuales, se pueden afianzar de forma rígida, o se han flexibilizado en función de nuestras circunstancias y diferentes demandas; de algunas nos deberíamos haber deshecho, ya que no son adaptativas a ciertas épocas de la vida, pero seguimos manteniéndolas como dogmas de fe. Es decir, la forma en la que interpretamos la realidad es la que hace que nos sintamos de una forma u otra, y esa forma de interpretar la realidad está condicionada por las creencias que hemos recibido, interiorizado, eliminado o modificado.

La autoestima se manifiesta en forma de JUICIO y CRÍTICA hacia nosotros mismos, de tal forma que una persona con un nivel de autocrítica excesivamente elevada padecerá ansiedad y depresión, estrés, trastornos de alimentación, etc… Una persona con un nivel de autocrítica muy bajo padecerá ira, cólera, comportamientos poco asertivos, déficit de autocontrol, baja tolerancia a la frustración,… Una persona con una autoestima adecuada le afectarán las circunstancias pero no le perturbarán.

En definitiva la crítica patológica, ya sea por exceso o por defecto es la que determina nuestro bienestar emocional, y por lo tanto nuestra calidad de vida.

Nuria Ortega

Su guia espiritual es Noam Chomsky "La gente paga por su propia subordinación"

Latest posts by Nuria Ortega (see all)

Comments

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba