Carnaval

Aquellos duros antiguos

Aquellos duros antiguos

El dos de junio de 1904 un grupo de trabajadores de la almadraba estaba enterrando en una playa de Cádiz las raspas y vísceras, los despojos del pescao cuando uno de ellos que llamaban Malospelos, vio algo y escarbando, encontró varias monedas de oro. A pesar de su silencio sus compañeros lo calaron al verle meter en sus bolsillos puñaos de monedas mezcladas con arena y también se agenciaron algunas. Eran monedas de a 8 reales, fueron acuñadas en México y eran de curso legal durante el reinado de Fernando VI cuando se denominaban popularmente duros antiguos o la de ambos mundos. La noticia voló más de cien años antes de la existencia de twitter. Monedas de oro en la playa de La Victoria. Todo ello revivía aquel viejo rumor sobre el motín al barco brasileiro El Defensor de Pedro cuyo tesoro escondieron los piratas en una playa de la ciudad poco antes de ser ajusticiados.

Los historiadores afirman que se encontraron más de 1.500.

Al año siguiente Antonio Rodríguez Martínez, el conileño Tío de la Tiza compuso el histórico tanguillo Los duros antiguos. Lo estrenó con Los Anticuarios en el Carnaval y es hoy un himno gaditano.

El Tío de la Tiza y sus agrupaciones tuvieron bastante éxito y fueron contratados por los más famosos Cafés de la época, llegando a tocar en el mítico Café de Silverio, incluso un maestro de Falla, el maestro Cubiles, cerraba sus conciertos con los tangos del gaditano. En 2012 le dieron le Antifaz de oro.

Chano Lobato cantó los duros antiguos con Manuel Morao a la guitarra:

La letra del tanguillo dice así:

Aquellos duros antiguos
que tanto en Cádiz dieron que hablar
que se encontraba la gente
en la orillita del mar
fue la cosa más graciosa
que en mi vida he visto yo.

Allí fue medio Cádiz
con espiochas;
y la pobre mi suegra
y eso que estaba ya media chocha;
Con las uñas a algunos
vi yo escarbar,
cuatro días seguidos
sin descansar.

Estaba la playa
igual que una feria
¡válgame San Cleto!
lo que es la miseria.

Algunos pescaron
más de ochenta duros
pero más de cuatro
no vieron ni uno.

Mi suegra, como ya dije,
estuvo allí una semana
escarbando por la tarde
de noche y por la mañana;
perdió las uñas y el pelo
aunque bien poco tenía
y en vez de coger los duro
lo que cogió fue una pulmonía.

En el patio de las malvas
está escarbando desde aquel día.

Los Borrachos, aquella chirigota del Selú, la cantaron del revés…

Tono Cano

Tono Cano

Anartista. Editor y periodista. Fotógrafo.

Director de secretOlivo
Tono Cano

Latest posts by Tono Cano (see all)

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba