Iniciativas

Madrid, eliminada a la primera de los Juegos Olímpicos; el cainismo hispano, lamentable matrícula de honor

Ana Botella, Mariano Rajoy t Alejandro Blanco, en la presentación de la candidatura olímpica Madrid 2020. Foto de La Moncloa - Gobierno de España.

Ana Botella, Mariano Rajoy t Alejandro Blanco, en la presentación de la candidatura olímpica Madrid 2020. Foto de La Moncloa – Gobierno de España.

La opción de solicitar unos Juegos Olímpicos para una ciudad, en este caso Madrid, puede y debe ser alentada, discutida y/o criticada. Hay muchos argumentos tanto a favor como en contra de su realización.

Los criterios de elección del Comité Olímpico Internacional (COI) son extraños, dudosos, no en vano la propia elección de los miembros ya es extraña y oscura. No hay justificaciones en la elección, funcionan leyes no escritas, intereses personales, ¿sobornos?…

La candidatura de Madrid era la mejor para el Comité de Evaluación del COI, sin embargo, fue eliminada la primera. ¿Qué criterios se siguen para la elección?

Que los Juegos Olímpicos se realicen en un lugar concreto admite todas las argumentaciones tanto positivas como negativas…

Pero una vez eliminada Madrid, se disparó el cainismo: el rencor hispano, al enemigo ni agua, antes nos hundimos todos a que algún adversario tenga un éxito. La ignorancia orgullosa, el comentario incompetente, la manipulación forzada para demostrar que el adversario es un ladrón, un especulador, un explotador sin límites.

Por supuesto, siempre que las iniciativas las propongan ellos; si las proponen los nuestros, los argumentos cambian automáticamente en las mismas condiciones. En las redes sociales el autoproclamado progresismo antipopular, arrasa. La alegría porque Madrid haya sido eliminada a la primera ha sido algo común: “El PP no se lo merecía“.

Esto es la democracia entendida al siniestro modo: “Nosotros tenemos  la razón siempre, ellos nunca”.

No quise seguir el asunto. Reconozco que no lo vi. Estaba allí delante, ante los ojos de todos y no lo vi. Así de simple. Porque en el devenir político alrededor del naufragio del viejo petrolero ya estaban alineadas todas las fuerzas que trabajarían para convertir a la nación, ejemplo a seguir por aquel entonces con su “Milagro español”, en el lamentable espectáculo presente de división, idiocia y desvergüenza. Y no lo vi.

(Para ampliar la cuestión, para reflexionar, en el enlace siguiente hay un argumentario más interesante. Que conste que lo pongo con la más absoluta desconfianza en que sirva para algo positivo: http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elblogdesantiagogonzalez/2013/09/07/otras-naves-otros-naufragios-el-titanic.html).

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista independiente de Cultura Andaluza contemporánea.

Hemeroteca

secretOlivo.com se edita bajo licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)