Iniciativas

Lo absoluto y lo relativo

Foto de Alin

Foto de Alin

La madurez erosiona las posiciones absolutas y ayuda a florecer las relativas.

El mero hecho del tiempo que cae sobre una vida altera la mirada, blandiéndola en posiciones elevadas capaces de vislumbrar los numerosos puntos relativos que habitan entre dos extremos absolutos.

Tan solo una educación que incentiva el trabajo interior de observación y conocimiento propio, complementado con el conocimiento del entorno en cualquiera de sus materias, puede acelerar el proceso de madurez.

En este país hemos visto un ejemplo del extremo contrario. La generaciones nacidas durante la dictadura militar franquista aceleraban su infancia entrando en una falsa madurez, basada en la asunción de responsabilidades impropias de niños y jóvenes, que a la larga han formado un grupo extenso de población marcado ampliamente por un deficiente desarrollo en procesos de autoconomiento, fundamentales para una buena salud social, psicológica en muchos casos.

No ha habido sociedad o civilización en la historia de la humanidad que no haya asentado sus pilares sobre la Cultura.

La Cultura es ese lago en el que navegan las obras artísticas y los sistemas educativos, de ahí su radical importancia. Piensan muchos de nuestros coetáneos que es la Economía la que prevalece y la que determina cualquier desarrollo social, aun a riesgo de contradecir a los propios hechos actuales que desmienten tal tesis. Esta tesis defiende implícitamente un concepto claro: el tener es fundamental para poder llegar al ser.

Una sociedad que no desprecia la funciones básicas de la Cultura construirá su sistema a la inversa de esa idea; es decir, la prioridad absoluta es Ser y la relativa es Tener.

En estos tiempos presentes, estamos asistiendo al colapso de los valores de acumulación, ambición excesiva, competitividad y ego que sostienen la idea del Tener, y que están acabando con las estructuras actuales, e incluso con el equilibrio de la propia Naturaleza. Aun así, gran parte de la población, incluso la mayoría, sigue soldada a esta filosofía, resistiéndose a aceptar e incorporar a sus vidas cotidianas nuevos valores, mucho más humanos, amplios y respetuosos.

Así, las leyes siguen boicoteando cualquier desarrollo cultural y educativo de las nuevas generaciones, a la par que favorecen la acumulación, o al menos la idea potencial de ella. De modo que esas mismas leyes también permiten destruir espacios naturales, especies y el mero equilibrio natural y sus tempos, si eso implica un beneficio económico para la oligarquía financiera que controla el poder.

Sería muy interesante citar, en relación, a los medios de comunicación y al papel que juegan como mecanismo de control de los estamentos del poder, pero me he extendido demasiado.

Jesús Armesto

Director de cine y documentales y guionista. A una distancia prudencial del suelo.
Jesús Armesto

Latest posts by Jesús Armesto (see all)

1 Comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)