Iniciativas

Fútbol y periodismo

Foto de Manu Méndez

Foto de Manu Méndez

El periodismo hace tiempo que está perdiendo los papeles por los intereses del negocio de las empresas periodísticas. Sus vaivenes y contradicciones han estado siempre presentes. De toda la vida han convivido un periodismo basura y corrompido y un periodismo que trata de interpretar la realidad desde un análisis que no rompa con los principio éticos. Pero en el caso del periodismo deportivo, se baten todos los récords. Todos los años, el final de la Liga brinda una oportunidad para encontrarnos con esta realidad. El periodismo deportivo no conoce más reglas que la pasión, el fervor de lo local, haciendo causa común con la calle por parte del reportero de turno. Lo del rigor y la objetividad o la subjetividad creativa, por llamarlo de alguna  manera, está fuera de lugar. Muy pocos se salvan de este desmadre alucinante.

Veamos un ejemplo, el ascenso del Almería a Primera División y el comportamiento de la prensa diaria: La Voz de Almería, Ideal y Diario de Almería. Desde el momento en que se entra en la recta final del posible ascenso, todo se pone al servicio de ese objetivo. Y los periodistas deportivos, y no sólo los deportivos, comparecen encerrados en ese juego como si les fuera la vida en ello. Unos, imagino que lo hacen porque parece que les va la afición en ello y creen sorprendentemente que ese es su trabajo; y otros, los no deportivos, porque es el encargo excepcional para esos días. En este comportamiento individual y colectivo no se salva casi nadie del mundo periodístico. En La Voz de Almería, por ejemplo, no han faltado las crónicas animando a que hay que comprar la camiseta y todas las informaciones deportivas sobre el Almería han ido encaminadas en la misma dirección, fomentar la pasión futbolera.

Y no digamos el Diario de Almería, que ha sacrificado casi toda la información general, en un diario especial con la noticia del ascenso, recogiendo todas las crónicas de los partidos del Almería en esta liga. Y de la información, provincial, cultural, social, económica, etc., prácticamente casi nada. No hay más actualidad que el ascenso del Almería.

Otro ejemplo llamativo es la última página de Ideal del 22 de junio: “Un ascenso IDEAL”. La fotografía que ilustra la información coloca a los redactores y colaboradores, todos con su camiseta rojiblanca y bufandas del Almería, portando rótulos para formar el texto: “No hay dos sin tres”, aludiendo en que se trata del tercer momento histórico de la vida del club en esas circunstancias de acenso. Todos aparecen en la imagen, sonrientes y alborozados de forma increíble, sin ninguna vergüenza. Durante esos días, en este diario, las crónicas deportivas, al respecto, aparecen con la fotografía del redactor firmante luciendo la camiseta rojiblanca. Más increíble todavía.

En fin, tres diarios, tal para cual, para alimentar la alienación de una población enfervorizada, mientras que el sentido crítico permanece en silencio. No cabe mayor decaimiento en el periodismo. Con estos talantes, ¿cuáles son las garantías del rigor y la honestidad informativa sobre el panorama deportivo provincial, que es de lo que se trata ahora? ¿Cuál es la fiabilidad que pueda darnos esta manera de entender la información? ¿Este es el talante periodístico que va a estar en torno al Almería de Primera División en la próxima temporada? Y aquí no he introducido el elemento radiofónico o televisivo, porque carezco de datos para mi análisis crítico sobre la actitud de las emisoras de radio de Almería, pero me lo puedo imaginar.

De todas maneras, no es una cuestión almeriense, que en todas partes cuecen habas. Por ejemplo, en 2002, el Polideportivo Ejido salvo el descenso de Segunda División en el último partido. Y aquello fue festejado por los ejidenses como un gran triunfo hasta altas horas de la madrugada. Y los medios de comunicación contribuyeron al festín alienante. Ya no sólo se celebran los triunfos del equipo local en ligas o campeonatos, sino que la gente está dispuesta a festejar lo que sea, hasta no perder.

Otro ejemplo. En Sevilla, tuvo lugar en 1995 la mayor manifestación que recuerda la historia, desde la Transición democrática, y no fue por ninguna cuestión reivindicativa de libertades, sino para impedir que el Sevilla fuera condenado a bajar a Segunda División, por la Ley del Deporte y el impago de los avales en la constitución de la Sociedad Anónima. Las calles sevillanas se llenaron de ciudadanos indignados para que el Sevilla siguiera en Primera División. Y la Federación dio marcha atrás. Vivir para creer.

El periodismo deportivo es un mundo aparte que necesita una profunda reflexión y reciclaje en todos los órdenes. Pero eso muy complicado y posiblemente las empresas no estén por la labor. Todo sea, no por la verdad sino por el negocio.

Miguel Ángel Blanco Martín

Periodista. Expresidente y socio vitalicio de la Asociación de Periodistas – Asociación de la Prensa de Almería (AP-APAL) y miembro del Colegio de Periodistas de Andalucía en Almería (CPPAA) y de la Asociación de Escritores y Críticos de Cine de Andalucía (Asecan).
Miguel Ángel Blanco Martín

Latest posts by Miguel Ángel Blanco Martín (see all)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)


Ibn Cano Carlos Cano por El Niño de las Pinturas


Nueva edición impresa de secretOlivo
DISPONIBLE EN PREVENTA
👉MÁS INFORMACIÓN