Opinión y Pensamiento

Mujeres de la II República: iguales en el papel

Clara Campoamor con sus compañeras

Mujeres de la II República: iguales en el papel

“La libertad se aprende ejerciéndola”.
Clara Campoamor

La circunstancia política de las personas no es una esencia sino un entramado organizativo y artificial creado para vivir lo mejor posible. Es por ello que las conmemoraciones históricas como la que hoy celebramos no tendrían sentido si no nos preguntamos en qué sentido y con qué alcance el poder organizado mejoró la vida de sus conciudadanos, y en especial, de aquel sector absoluta e históricamente discriminado: las mujeres.

La II República llega a un escenario social marcado por la imposibilidad material de hacer efectiva la igualdad entre hombres y mujeres. Ser mujer supone enfrentarse a un futuro opuesto y cerrado. Hablan por sí mismos los datos censales de 1930: dentro de los doce millones de mujeres, solamente un millón cien mil son activas en lo considerado como producción nacional. Quiere decir que la inmensa mayoría de las mujeres se dedica a labores domésticas con fuertes vejaciones laborales figurando como “miembros de la familia”.

Así, junto a la voz de aquella abogada malagueña, Victoria Kent, y el influjo femenino de Clara Campoamor en el Congreso, miles de mujeres anónimas desplegaron su esfuerzo diario bajo la más terrible invisibilidad en una España machista, homófoba y atrasada. 

La República reacciona ante la discriminación de sexos, y a colación de la aprobación de la  Constitución de 1931 introduce en su texto el principio de la igualdad entre hombres y mujeres, que más tarde acompañó al resto de leyes que paulatinamente se fueron aprobando. Así, el artículo 25 de la Constitución señala que no podrán ser fundamento de privilegio jurídico: la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas, ni las creencias religiosas. El Estado no reconoce distinciones o títulos nobiliarios. Este hecho supuso un hito histórico y un paso agigantado hacia la equiparación jurídica del hombre y de la mujer, y de su propia independencia. Un foco de luz intensa que despejó las dudas sobre la improcedencia de la incorporación de la mujer a la vida política y que en la esfera privada abrió la brecha de la liberación: posibilidad de tutelar menores e incapacitados, la autorización de ejercer la patria potestad sobre los hijos menores en un caso de viudez. Y lo más importante, la República aprueba una de las leyes de divorcio más progresistas de su época y su entorno europeo, junto al derecho al derecho de sufragio femenino.

Sin embargo, la legislación igualitaria respetuosa con la Constitución se enfrentó a una sociedad inflexible en la que era muy difícil romper con la desigualdad. En el ámbito laboral se mantienen puestos de trabajo denominados “propios del sexo”. No sólo se  retribuye inferiormente a la mujer sino que se le continúa destinando a las labores que la sociedad ha interiorizado como propias de ella: todo el trabajo doméstico de limpieza, cocina, cuidado de niños y enfermos.

Y es que aunque el artículo 40 de la misma establecía la igualdad entre hombres y mujeres para el acceso al mercado laboral, la legislación continuaba tipificando algunos trabajos como prohibidos para la mujer. Una contradicción que manchaba ferozmente los principios constitucionales y que atendía a la más tajante discriminación social de sexos: por tratarse de trabajos duros físicamente para la mujer o insalubres. Desigualdad injustificada que se agravaba con el mantenimiento de normativas que prohibían el trabajo femenino en caso de que existiera desempleo masculino.

En definitiva, un panorama en el que a pesar de la contradicción legislativa y de la brecha entre el texto constitucional y la práctica, la mujer contó con la posibilidad de soñar y de sentir que había conseguido por un momento andar por la senda de la utopía: la de ser igual al hombre, al menos en el papel.

Ana Silva

Ana Silva

Subdirectora de secretOlivo. Jurista y zambraniana.
Ana Silva

Latest posts by Ana Silva (see all)

1 Comment

1 Comment

  1. agustin romero barroso

    abril, 2013 at 10:00

    Como lector de Etienne de la Boëtie, y su casi desconocido “Tratado de la Servidumbre Voluntaria o el Contra uno”, del siglo XVI, hay cuestiones cuanto menos inquietantes sobre la condición humana. Sobre todo referido a ciertas instituciones, como las basadas en el llamado poder político impuesto. Una de ellas es la interiorización del vasallaje y la perpetuación del servicio al amo. Sea esa servidumbre de mujer o de hombre. Prefiero decir ser humano. Una muestra, de esa interiorización de servidumbre o esclavitud elegida, fue cuando se reguló el “derecho” a voto, sin discriminaciones algunas salvo edad, y la mujer pudo votar, en la segunda república. En los partidos políticos, sindicatos de enganche y similares, incluso de izquierda, ese derecho no solía existir de habitual y por sistema. Salvo en la CNT, donde estas perogrulladas nunca se plantearon. Digo lo de igualdad entre iguales, por pertenecer a una organización libertaria, que lo lleva ya en el paquete, como se dice. Efectivamente ese ejercicio del derecho igual al voto, hasta entonces detentado por la condición masculina del sujeto, se hizo y, “curiosamente”, ganó la derecha más cavernícola o, precisamente, el sector más esclavista de la condición humana, hecho, -curioso en verdad- que se repite impepinablemente en cada ocasión que el voto es más “femenino”, el apoyo a posturas conservadoras en todos los ámbitos de la vida. Como ya expuso Clara Campoamor que, buena conocedora de la servidumbre voluntaria del ser humano, se opuso a “conceder” el voto, en aquellas circunstancias y tiempos, a las mujeres; sino que aquello requeriría un proceso previo, distinto, pedagógico, consciente… Un estudio, o una aproximación al estudio, de lo que votan mujeres y hombres, tal vez desvelaría esa condición de preferencia del Amo, por encima de la libertad, igualdad y amor reales. A lo que tengo conocimiento que se ha hecho en ese sentido, es desolador. Todo apunta a que la inercia de servidumbre al estilo e instituciones del Macho está viva de otra forma; pero intacta. Es lo que apuntan todos los estudios: la condición conservadora del voto femenino. Y entonces me pregunto: ¿no será que todo el orden de poder e institucional está montado sobre valores del Amo, así en masculino exclusivo, y no hay otra salida para las mujeres que dejar de sustentarlo, apuntalarlo, sostenerlo, detentarlo y aportar otras formas de organización, de estar y ser más efectivas, desde lo endógeno de la vida y no desde la jerarquía que supone la forma exógena masculina? (Para esto de endógeno y exógeno traigo conceptos de mi amado Ernesto Sábato). Dicho en plata, y a lo que se alude en este artículo, con esa expresión de “sobre el papel”: ¿no es la “forma” exógena que niega la interior o verdadera de la vida en verdad la que impide otro orden real de libertades, igualdades y solidaridades efectivas? Y el orden masculino, institucional, estatal, administrativo de “eso”, es aparente, formal, exógeno, muerto. Mientras que la mujer debería aportar otra estructura más real, frente a la aparente verdad teórica y exógena del macho.
    Son sugerencias, preguntas, inquietudes que me traen la lectura de este trabajo.
    Gracias y salud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Archivos

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)

parriba