Iniciativas

Los andaluces miran a la izquierda antes de cruzar

Foto de Alvimann

Las elecciones al Parlamento andaluz han dejado una conclusión evidente: PSOE y PP se han llevado sendos puñetazos del electorado. Con la diferencia de que los primeros lo esperaban en el hígado y al final ha ido al hombro izquierdo, mientras que a los segundos les ha pillado de sorpresa y les ha alcanzado de lleno en la boca del estómago. A ambos parece que se les pasó por alto un detalle: los andaluces siempre miran más al lado izquierdo antes de cruzar.

La victoria inútil de Javier Arenas no le valdrá para gobernar, aunque quedará para la historia como el primero que logró vencer a los socialistas en Andalucía. Un consuelo que no va a servir para atenuar el dolor, como es obvio. Entre otros motivos, porque desde el 20-N 400.000 votantes se han bajado del autobús en marcha, tan solo con intuir hacia dónde se dirigía

Algunos han pretendido excusar esta caída en la alta abstención. Esta vez ha perjudicado al PP en lugar de al PSOE, dicen. Supongo que piensan que el votante conservador estaba tan confiado en la victoria que tiró de la presunta pereza congénita del andaluz para aprovechar los últimos rayos de sol antes de las lluvias de Semana Santa.

Aprobar una reforma laboral que facilita el despido antes que la contratación y jugar al despiste con los presupuestos, o permitir que Wert vacile a los profesores con las oposiciones y que Gallardón diga tan tranquilo que la maternidad es lo que hace “auténticamente mujeres” a las mujeres, insinuando vete a saber qué de aquellas que conciben su vida de otra manera, tampoco es que anime a la gente a votarte. Así que los andaluces, fieles a la costumbre, optaron por mirar a la izquierda y vieron que había opciones.

Los desencantados del PSOE, de los ERE, la coca y demás chanchullos que habían votado al PP en las generales ha continuado, por lo tanto,  su voto de castigo, pero dividido en dos grupos: el que cedió su voto a IU y a otras formaciones (PA, UPyD, Equo) y el que directamente pasó de votar. Y este fue mayoría, además.

Así que mal harán Griñán y su equipo en confiarse. Los andaluces no han amnistiado al PSOE. No, al menos, como los valencianos hicieron en mayo con Camps, al que aumentaron su apoyo según se destapaban casos de corrupción. Solamente han decidido que el verdugo no sea el PP del cambio (del cambio de discurso según el día, por supuesto).

Ahora los socialistas tienen dos opciones claras: o arrimarse a la izquierda, aunque sea con la excusa de llegar a un pacto con IU, o creer que van por buen camino y acabar recibiendo a la larga un golpe parecido al que se ha llevado Arenas. O como el que se acabará llevando Rajoy si sigue tomando a los ciudadanos por idiotas.

Miguel Blanco

Cofundador y subdirector de secretOlivo. Periodista. Realidad y ficción: lo demás no cuenta.
Miguel Blanco
4 Comentarios

4 Comments

  1. almutamid

    marzo, 2012 at 10:01

    Perdona, no me queda claro cuál es la izquierda en Andalucía. ¿El PCE que trás gobernar con el PSOE en los Ayuntamientos de Sevilla, Granada, Córdoba o Almería exigieron las gerencias de urbanismo y les pusieron puente de plata a las mayorías absolutas del PP? En fin…..Palabras………….en mi opinión vacías de contenido. Lo siento

    • MA Blanco

      abril, 2012 at 10:01

      Hola Almutamid: creo que te has dejado el comentario a medias, si no te importa que te lo diga… ¿Significa lo que dices que no existe izquierda en Andalucía, entonces? Es decir, si revisamos la historia, en lugar de hablar del presente, creo que me sale esa cuenta: no hay partidos de izquierda. En cuanto a lo de palabras vacías, sabes que no es cierto: si lo fuese, no estaríamos aquí hablando de ello, ¿no? Un abrazo y gracias por pasarte y comentar.

  2. Fausto Romero-Miura

    abril, 2012 at 10:01

    Creo, Autor Anónimo, que -en tu acertado análisis- olvidas el leit motiv de la campaña del PSOE: el copago (o re) sanitario y el slogan “La derecha quiere acabar -y acabará- con el estado del bienestar: pensiones, dependencia, igualdad, etc.” Todo ha consistido en sembrar el miedo, sin lanzar una sola idea de -digamos- su programa. Se lo comenté personalmente, a Griñán y a Rubalcaba, con quienes hablé sin prisa.

    Es, sólo, un matiz que quería añadir a tu análsis que, insisto, comparto.

    Un abrazo

    • MA Blanco

      abril, 2012 at 10:01

      Hola Fausto, creo que te refieres a mí como “autor anónimo”, ¿no? El caso es que el artículo viene firmado 🙂 Comparto lo que dices: hace ya demasiado tiempo, y no solo en Andalucía, por supuesto, que las campañas, al menos las de los “dos grandes”, se basan en meter miedo con el otro. Propuestas, las justas. Gracias por pasarte por aquí y comentar. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)