Iniciativas

Pepe, un héroe sin placa

Detalle de la estatua dedicada al emigrante en Tocón (Granada)

Por J.M. Sánchez

El artículo de hoy no va dedicado a ninguna mente privilegiada de nuestra tierra, o sí, eso nunca se sabe. Tampoco a algún hombre de armas que defendió nuestra tierra de invasores, ni tan siquiera a un ideólogo que nos inculcara nuestros valores. Pepe es vecino mío, y a buen seguro que cualquiera de ustedes tienen un vecino Pepe. Mi vecino preparó su maleta —ahora ya no son de cartón, ni de madera— no sólo llena de ropa, sino repleta de pena, vacío y soledad. Pepe cogió el avión para Alemania —el tren quedó un poco anticuado— y dejando a su familia atrás, está ahora trabajando en una fábrica germana. Pepe no maneja un torito, ni repone las salchichas que nuestros vecinos arios consumen sin parar, Pepe es arquitecto, con una formación increíble, pero en su tierra no tiene trabajo ni de peón de albañil, ni de bracero en la aceituna. Los empresarios prefieren pagar una limosna a emigrantes que vienen a Andalucía, de zonas aun más necesitadas.

Pepe no tiene placa en el pueblo, ni tan siquiera sale en el mensual periódico de la población, pero nadie me negará que es tanto o más héroe que muchos que sí la tienen y que no sólo salen en el periódico, sino en las enciclopedias. Pepe pasó años dejándose las pestañas encima de los libros, haciendo miles de dibujos, aprendiendo idiomas extranjeros y tomando un moreno flexo que era la envidia de cualquier modelo publicitario. Pero a la hora de la verdad, cuando quiso ganarse el pan para su familia, y así de paso poder formar él mismo una… cola del paro, y a sumarse a la larga lista de jóvenes andaluces JASP —jóvenes aunque sobradamente preparados— sin trabajo… y sin pinta de tenerlo.

Lo triste de todo esto es que en otros sitios donde parece que la crisis golpea en menos medida sí hay sitio para Pepe, y para otros muchos como él, que en vez de quedarse en nuestra bendita tierra y levantarla de la ruinosa situación en la que la tienen sumida tienen que irse a hacer más grande otros territorios. Seguramente Pepe, como el resto, no volverá, porque creará allí su sueño y añorará muchas de las cosas que aquí dejó, pero otras no menos importantes lo atraparan allí, y cuando los años pasen y Pepe vea en televisión la Giralda, la Mezquita, la Alhambra o cualquiera de los maravillosos lugares y monumentos que encierra nuestra Andalucía, una lágrima correrá por su mejilla, y maldecirá a los que, pudiendo, prefirieron no renunciar a dobles sueldos, no pagar a las empresas proveedoras asfixiadas a punto de cerrar o no creyeron oportuno no invertir más en I+D+i para seguir dándose homenajes opíparos y tantos desmanes caciquiles…

Me viene a la memoria una viñeta del genial Forges que vi una vez en un periódico, en la cual se podía ver a un hombre con un enorme mástil apuntando al cielo, y sobre él, un cartel que rezaba: “Por favor, si hay alguien ahí arriba… que haga algo”. Yo no tengo cartel, pero sí pido otra gran dadiva: por favor no dejen que nuestros jóvenes se marchen, sin ellos no hay futuro.

secretOlivo

Lo que no te cuentan de Andalucía, la Andalucía que no te cuentan.
secretOlivo

Latest posts by secretOlivo (see all)

1 Comentario

1 Comment

  1. Juan

    enero, 2012 at 10:01

    No voy a discutir la ídea que el artículo transmite, pero si quiero añadir que no sólo de jóvenes uiniversitarios y dominadores de idiomas foráneos, vive el país. ¿Que ocurre con los que atesoramos ya más de 20 años de experiencia profesional, pero que al carecer del titulo universitario, y al sobrepasar ya los 40 años de edad, vemos mermadas nuestras posibilidades laborales?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

secretOlivo es una revista y web de Cultura Andaluza contemporánea

Suscríbete a secretOlivo

Hemeroteca

secretOlivo.com utiliza una licencia Creative Commons. (CC BY-SA 3.0)